¿Qué está pasando con Huawei y su 5G?

Esta semana, Reino Unido ha anunciado que prohibirá la tecnología de Huawei en la red 5G del país. Esta decisión responde a las presiones de Washington, que recientemente ha aplicado medidas para frenar el desarrollo económico y tecnológico del gigante asiático.

Londres también se ha manifestado molesto por la represión china sobre Hong Kong y por creer que el país ocultó información sobre el coronavirus.

Todos estos factores han contribuido a que el primer ministro británico, Boris Johnson, haya anunciado que prohibirá a los proveedores de telefonía móvil del país comprar nuevos equipos Huawei 5G después de que acabe 2020 y tendrán que haber desinstalado todo su kit 5G de sus redes para 2027.

La empresa tecnológica Huawei fue fundada en 1987 en el sur de China, por Ren Zhengfei, un exoficial del ejército.

Comenzó a fabricar equipos de comunicaciones para redes de telefonía móvil y ahora es un líder mundial, posicionándose comos segundo proveedor de smartphones, por detrás de Samsung y por delante de Apple.

La principal preocupación del mundo occidental con respecto a este tema es que no confían en Huawei. Estados Unidos ha llegado a advertir que el Gobierno chino podría utilizar la tecnología 5G de Huawei para espiar a otros países.

Estos temores también nacen del pasado de su fundador, Ren, quien perteneció al Partido Comunista de China.

 

LOS PAÍSES SE UNEN A LA PREOCUPACIÓN 

Desde la Casa Blanca ya se dictó la prohibición a las empresas estadounidenses de hacer cualquier tipo de negocio con el gigante tecnológico chino y, por su puesto, quiere que sus países aliados sigan sus pasos.

Australia y Nueva Zelanda ya se han unido a Estados Unidos, y Reino Unido también ha decidido cortar por lo sano, ya que el uso del equipo de Huawei podría afectar en las negociaciones con Estados Unidos después del Brexit.

Por otro lado, la decisión británica podría conllevar represalias chinas, como un posible ciberataque.

 

5G

Lo cierto es que la llegada del 5G se hace irresistible para algunas empresas, ya que cuenta con una velocidad diez veces más rápida de descarga, por lo que podría optimizar la forma actual de trabajo y de comunicación.

Huawei es quien controla esta tecnología, por lo que esto le da el poder de hacer lo que quiera en un futuro si surge cualquier disputa.

Esto podría ser un problema bastante serio si se cae en la cuenta de que hoy en día, no solo ordenadores y móviles se conectan a Internet, sino también coches, alarmas de incendios o casas, entre otras miles de cosas.

Por poner un ejemplo, si Huawei quiere podría desconectar una central eléctrica.

 

¿HUAWEI ALIADO DEL GOBIERNO CHINO?

Esto podría ocurrir, siempre y cuando sean  verdad las sospechas de los países de que elGobierno chino está detrás del gigante en telefonía.

Estados Unidos está seguro de ello, ya que subraya que la Ley de Inteligencia Nacional de China de 2017 reza que las organizaciones deben “apoyar, cooperar y colaborar en el trabajo de inteligencia nacional”. Lo que ellos traducen como que Pekín podría obligar a Huawei a llevar a cabo espionajes.

La compañía, por su parte, se defiende señalando que, si esto ocurriese, “se negaría categóricamente a cumplirlo”.