“Coslada Juega en Verano” sigue adelante a pesar de los estragos causados por el coronavirus

“Coslada Juega en Verano” es un programa que tiene como objetivo la conciliación de la vida laboral y familiar en la época de verano. 

El Ayuntamiento de Coslada se ha visto obligado a reducir los nueve centros destinados a este programa a tres, por la poca demanda causada por la pandemia de la COVID-19. 

“Coslada Juega en Verano” 2020 sigue en pie, sin embargo, y como pasa en el resto del mundo, la pandemia de la COVID-19 ha cambiado los planes de este programa.

En su primera oferta, se puso a disposición nueve instalaciones educativas para acoger a los niños durante este periodo, pero, finalmente, la demanda de las familias que necesitan conciliar trabajo y vida familiar en esta época se ha reducido notablemente a causa de la actual situación, por lo que ha obligado a simplificar este habitual programa.

Este año, el Ayuntamiento de Coslada solo ha abierto tres de esos nueve centros educativos destinados a “Coslada Juega en Verano”. Los CEIP William Shakespeare, Rosalía de Castro y Villalar estarán abiertos durante el mes de julio, mientras que en agosto estarán operativos el William Shakesperae y el Villalar.

El alcalde del municipio, Ángel Viveros, ha reconocido que sabían que este año la demanda iba a ser mucho menor, pero “decidimos seguir adelante con el “Coslada Juega en Verano” porque para muchas familias trabajadoras es la única manera que tienen de conciliar vida laboral y personal”, como ha señalado.

 

CONCILIAR VIDA LABORAL Y FAMILIAR 

Esta iniciativa del municipio madrileño tiene como objetivo buscar la conciliación familiar y laboral, por lo que está destinado a familias en las que ambos progenitores tengan que trabajar en esta época del año.

Según datos de la Concejalía de Educación del Ayuntamiento de Coslada, este verano se ha recibido al menos 577 solicitudes, de las que 13 han llegado a través del CIDAM y Servicios Sociales.

A los que finalmente participan en el programa, se les ha entregado un modelo de aceptación de condiciones del nuevo protocolo que ha provocado la actual situación de la pandemia del coronavirus. En este, se explican de manera detallada las medidas de prevención higiénico sanitarias para poder llevar a cabo las actividades de una forma segura.

Otra de las consecuencias de la crisis sanitaria es la modificación de horarios del programa. Este año, el horario será de 9:00 a 14:00 horas y solo para actividades, ya que, como ha explicado el edil de Educación, Iván López, “no se han recibido instrucciones de las autoridades sanitarias que nos hayan permitido ofrecer el servicio de desayuno y comedor”.

La realización de las actividades también contará con un cierto orden, ya que los pequeños estarán distribuidos y organizados en grupos según su edad, de tal forma que “mientras en Educación Infantil la ratio es de 5 menores y un monitor, en Primaria se llega a de 10 menores y un monitor”, como ha añadido López.