Canadá y Estados Unidos: cercanía no significa semejanza

Comparten continente, historia, la frontera más larga del mundo y hasta un idioma. Pese a ello, Canadá y Estados Unidos no podrían ser más distintos. 

 

Ambos gigantes al norte del continente americano vieron cómo los europeos arrebataron el hogar a los indígenas que habitaban en sus tierras. Con el paso del tiempo, las dos naciones se vieron culturalmente enriquecidas por la inmigración global y, durante el último siglo, se han convertido en países multirraciales.

Pese al pasado que les une, los dos países han diseñado su propio sendero a lo largo de la historia de manera que, actualmente, su política y su cultura son bastante dispares.

Los ciudadanos canadienses hablan de estas diferencias con sus vecinos con cierto orgullo. Tienen fama de ser más tolerantes, tranquilos y amables, cualidades que se acentúan al comparar a los dirigentes de ambos países: Justin Trudeau y Donald Trump.

Sin embargo, algunos no dudan en remarcar que este orgullo por las diferencias, denota una cierta inseguridad por parte de Canadá.

 

POLÍTICA

Estados Unidos tiene 328 millones de habitantes, es decir, tiene casi diez veces más población que Canadá y cuenta con una economía, también, diez veces mayor.

CIA World Factbook

Sin embargo, son las inversiones de cada país las que marcan la diferencia. Los canadienses invierten casi tres veces menos en gastos militares que los estadounidenses, según datos de la CIA.

Sin embargo, los datos también reflejan que Estados Unidos gasta más en salud, pero, por el contrario, no consigue tan buenos resultados en esta área como Canadá.  El Estado canadiense dedica casi 7 puntos menos del PIB a su sistema de salud, pero le vale para ofrecer servicios sanitarios gratuitos a sus ciudadanos, que, además, cuentan con una expectativa de vida mejor que los estadounidenses.

CIA World Factbook

El país que dirige el polémico Donald Trump, además, cuenta con una tasa de homicidios no muy favorable: 5,3 por 100.000 millones de habitantes. Una cifra bastante elevada si se compara con la de Canadá: 1,7 por 100.000 habitantes.

Otra de sus diferencias más notables, y que se ha acentuado en los últimos meses, ha sido su papel con respecto a la recepción de personas inmigrantes.

Mientras Trump se empeña en seguir políticas antiinmigrantes, el Gobierno de Canadá se muestra interesado por seguir acogiendo a personas provenientes de todo el mundo.

 

DISCRECIÓN Y EXTRAVAGANCIA 

Desde su independencia, Estados Unidos se abanderó con el mensaje de la importancia de la “búsqueda de la felicidad”, mientras que Canadá, desde que Reino Unido le dio el derecho de autogobierno, fue algo más discreto.

Los estadounidenses achacan esta extravagancia a que son una superpotencia desde la Segunda Guerra Mundial y, además, defienden que se ven como un país más conflictivo que Canadá, por el hecho de que este último país está más aislado y no tiene problemas en sus fronteras, como sí los tiene Estados Unidos con México.

En cualquier caso, la realidad es que, al menos actualmente, Estados Unidos, como pocas veces en su historia, parece tener bastantes detractores y varios frentes abiertos.