Alcorcón no se olvida de la gestión en las residencias de mayores durante la pandemia

La Marea de ResidenciasPallasos en Rebeldía han convocado un acto este viernes a las 18:00 horas, a las puertas de la residencia pública de mayores de Alcorcón, para seguir denunciando la “grave situación” de este centro y de la mayor parte de las residencias de la Comunidad de Madrid durante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

“Con este acto pretendemos acompañar una tarde y si podemos, sacar una sonrisa a Residentes, Familiares y Trabajadoras, pues es necesario y hasta imprescindible en esta “desescalada patética” que venimos observando en el sector, pero también es una jornada de lucha y reivindicación”, han puntualizado los convocantes en una nota.

El pasacalles tendrá lugar a las 18:00 horas, a las puertas de la residencia pública de mayores de Alcorcón, situada en la Avenida Esteban Márquez. En él, participarán familiares de algunos residentes de este centro, que presentaron hace semanas  una querella, con el apoyo de La Marea de Residencias, contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Esta querella se centra en tres cuestiones que se han repetido en varias residencias de mayores de la región. Los familiares se preguntan por qué el “plan de choque” se puso en marcha, cuando ya se habían contabilizado al menos 1.000 fallecidos en la residencias de la Comunidad de Madrid.

Asimismo, tampoco entienden por qué las residencias nunca se llegaron a medicalizar, como ordenó el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en cuatro residencias de Alcorcón.

Por último, los denunciantes también añaden en la querella que la Comunidad de Madrid aprobó dos protocolos de actuación y en el primero, se excluía a los mayores dependientes o con un alto deterioro cognitivo de la hospitalización. El segundo, por su parte, rebajaba las exigencias para esta derivación.

Los familiares atribuyen cuatro supuestos delitos tanto a Isabel Díaz Ayuso; a su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero; como a los directores de 10 residencias, entre ellos, la pública de Alcorcón: homicidio imprudente, trato vejatorio, prevaricación y denegación de auxilio.