CaixaBank, con las pymes y microempresas de las zonas más desfavorecidas de España

CaixaBank ha realizado la segunda emisión bajo el bajo marco de bonos verdes, sociales y sostenibles que publicó en agosto 2019. En esta ocasión, la entidad ha colocado 1.000 millones de euros a 6 años, con opción de redimir el bono a los 5 años, en formato de deuda senior preferente. El objetivo de la emisión es mitigar los efectos del COVID-19, a través de financiación a pymes y microempresas domiciliadas en las regiones españolas más desfavorecidas.

Estas zonas son las que se encuentran dentro del percentil 30 en términos de PIB per cápita, es decir, con menos de 19.665 euros, o con tasas de desempleo superiores al 16.69%.

La entidad propone que los fondos captados se destinen a promover el ODS número 8 “Trabajo decente y crecimiento económico”, donde ya ha identificado 1.700 millones de euros elegibles siguiendo los estrictos criterios definidos por el marco de CaixaBank y que tratan de amortiguar los efectos del COVID-19.

El compromiso con las empresas y la recuperación económica se pone de manifiesto con el crecimiento de la cartera de crédito bruto del Grupo, que desde el inicio de año y hasta el 31 de mayo fue de 13.300 millones de euros, lo que representa un incremento del 5,8%.

 

Premio “Bono Social del año 2019”

De esta manera, CaixaBank ha realizado su segunda emisión bajo el marco SDG (bonos verdes, sociales y sostenibles). Con la primera emisión de septiembre de 2019, CaixaBank obtuvo el premio “Bono Social del año 2019” por la prestigiosa publicación Environmental Finance. Esa operación inaugural incluía préstamos de MicroBank a individuos o familias cuya suma de ingresos disponibles fuese igual o inferior a 17.200 euros, con el objetivo de financiar necesidades diarias como gastos en salud, educación o reparaciones en los hogares y vehículos, así como préstamos a autónomos y Pymes en las regiones más desfavorecidas de España.