Trump vs. Biden: ¿Quién tiene más papeletas para ganar las elecciones de Estados Unidos?

Cuatro meses quedan por delante para conocer los resultados de las que quizás sean las elecciones más esperadas de la historia de los Estados Unidos.

El actual presidente de EEUU, Donald Trump, tiene una dura tarea por delante si quiere revalidar su título como máximo mandatario del país, mientras que Joe Biden aspira a convertirse en el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

Tanto un candidato como otro saben que no será un camino fácil.

Trump acumula tantos defensores como detractores así como una multitud de escándalos y una gestión que está constantemente en el ojo del huracán.

Por su parte, Biden tiene el cometido de sacar de la Casa Blanca al polémico presidente de cara a las elecciones que se celebrarán el próximo 3 de noviembre. Además, el candidato americano cuenta con el difícil reto de convencer a una población desencantada y muy afín al pensamiento de Trump.

Sin embargo, la gestión de la pandemia mundial y las protestas raciales surgidas a partir del asesinato de George Floyd han provocado un cisma en el mandato de Trump, que ha servido a Biden para postularse como el próximo presidente de los Estados Unidos.

¿Quién tiene más papeletas para convertirse en el próximo presidente de una de las potencias mundiales más importantes?

LOS SONDEOS COLOCAN A BIDEN EN LA CASA BLANCA

La gran mayoría de los diarios americanos y del mundo se han dado cuenta de una tendencia bastante llamativa que podría vislumbrar el futuro de Donald Trump: las encuestas no dan al actual presidente la victoria que tan seguro está de conseguir. 

Sondeos realizados por uno de los periódicos más importantes del país, el New York Times, y otro realizado por la cadena Fox News, auguran una victoria de Joe Biden con un 53% de apoyos frente al 41% que conseguiría el presidente Trump.

Biden, que estuvo al mando de la vicepresidencia durante la gobernanza de Barack Obama, ha aprovechado los últimos y sonoros traspiés que ha tenido Donald Trump y parece ser que esto ha sido lo que le ha valido al candidato para ganarse la confianza de los ciudadanos que confiarían en él como próximo presidente del país.

EL CORONAVIRUS Y LAS PROTESTAS, EL PUNTO FLACO DE TRUMP

Si ya es costumbre en el presidente estadounidense soltar diferentes píldoras que se vuelven virales en segundos por el contenido de las mismas, en esta ocasión no han sido sus declaraciones las que, según los sondeos, han hecho caer en picado el apoyo hacia Donald Trump.

La gestión de la pandemia del coronavirus, la pasividad el presidente a la hora de tomar decisiones para frenar la emergencia sanitaria o incluso diversas apariciones en las que quitaba importancia a lo que ocurría, son algunas de las cuestiones que, a pocos meses de las elecciones, podrían ser el motivo por el que Trump tuviera que abandonar la presidencia.

Por otro lado, su posición contraria hacia las manifestaciones en recuerdo de George Floyd y las protestas por la desigualdad racial, sumado a su apoyo directo a la policía con el que secundaba el uso de la fuerza, también ha sido un elemento que ha provocado un hastío generalizado hacia el presidente.

Estos dos factores son, según la mayoría de las encuestas, los dos elementos que el próximo 3 de noviembre podrían acabar con el mandato de Donald Trump.

Además, fuentes oficiales de la Casa Blanca han reconocido que Trump sabe que tiene que dar un giro radical si quiere ganar las elecciones, puesto que todo apunta a que Biden se alzará con la victoria.

TODO PUEDE CAMBIAR

Sin embargo, los expertos en tendencias, encuestas y sondeos advierten que, hasta el próximo 3 de noviembre, todo puede cambiar.

Analistas políticos americanos destacan que Donald Trump tiene aún cuatro meses por delante para recuperar la confianza perdida de sus votantes así como para ganarse el voto de los llamados indecisos.

En el caso de Joe Biden, los expertos aseguran que su baza para resultar vencedor en los comicios americanos será mantenerse como lo ha hecho hasta el momento. Es decir, dando, en contadas ocasiones, golpes de efecto como pudo ser el anuncio de una mujer al frente de la vicepresidencia de los Estados Unidos, un hecho histórico.