Sistema 7-7: el modelo de cuarentena venezolano para frenar el coronavirus

América Latina sigue sin haber alcanzado el tan temido como deseado pico máximo de la enfermedad.

Muchos países continúan viendo como los contagios aumentan con el paso de las horas, el número de fallecidos crece y, en la mayoría de los casos es imposible dar con la clave para frenar el imparable ritmo del coronavirus.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha colocado al continente latinoamericano como el epicentro de la pandemia a nivel mundial, dejando a Estados Unidos, en un segundo lugar.

Mientras que los países de América del Sur han ido probando diversas fórmulas para combatir al virus, hay uno que acaba de anunciar la puesta en marcha de un sistema que pretende ser el mayor azote de la enfermedad.

Venezuela ha comunicado la implantación del llamado Sistema 7-7, un modelo de cuarentena intermitente al que el presidente del país, Nicolás Maduro, ha definido como un “sistema de éxito frente al coronavirus”.

¿Qué es el Sistema 7-7? ¿Es tan efectivo como dicen? ¿Qué opinan los expertos sobre esta cuarentena a medias?

SISTEMA 7-7: ¿CÓMO FUNCIONA?

Venezuela parece que ha conseguido zafarse de la cara más amarga y más dura del COVID-19.

Según los datos ofrecidos por la Universidad Johns Hopkins, Venezuela ha registrado 5.297 contagios, 44 fallecidos y 1.649 curados. Unos datos que distan mucho de los recopilados en países como Brasil o Argentina, en donde la pandemia ha mostrado su peor faceta.

Son estas cifras las que han hecho que el Gobierno de Venezuela haya decidido implantar el sistema 7-7, un modelo de cuarentena basado en alternar siete días de trabajo con siete días de cuarentena. 

Así lo compartió la vicepresidenta ejecutiva del país, Delcy Rodríguez, quien también apuntó que este proyecto solo funcionará si “se cumple ua cuarentena rigurosa y ordenada”.

En este sistema en el que se produce una alternancia entre las restricciones y la flexibilización de las medidas, es justo en este último apartado en dónde surgen las dudas sobre las actividades que están o no permitidas.

Según han informado desde el ejecutivo venezolano, en los días de flexibilización de la cuarentena, solamente diez sectores económicos podrán volver a la actividad y, además, tendrán que hacerlo en una franja horaria determinada. 

Asimismo, desde el Gobierno de Venezuela han asegurado que este modelo 7-7 solamente podrá aplicarse en puntos del país en los que sea seguro ponerlo en práctica.

En lugares como por ejemplo el Distrito Capital de Venezuela no será posible poner en marcha este sistema por el momento dado que, en los últimos días, se ha experimentad un significativo incremento de contagios.

CHOQUE DE OPINIONES

Mientras que desde el gobierno venezolano están muy satisfechos con este sistema propuesto, muchos expertos se han posicionado en contra de este modelo de cuarentena intermitente.

Por un lado, muchos científicos catalogan de “locura” la implementación de este sistema 7-7 cuando el continente ni siquiera ha alcanzado el pico máximo y, por consiguiente, tampoco lo ha hecho el país dirigido por Maduro.

Por otro lado, diversos médicos apuntan a medios locales que en siete días no hay un tiempo prudencial como para que la persona sepa si ha podido ser contagiada o no, lo cual pone en riesgo al resto de personas que entren en contacto con un potencial contagiador.

José Felix Oletta, exministro de Salud y miembro de la Sociedad Venezolana de Salud Pública, en una entrevista con la BBC aseguró que “Venezuela no cuenta con los mismos medios tecnológicos o sanitarios con los que pueden contar otros países para hacer frente a la pandemia. Esto puede poner en un grave riesgo a la salud pública de los venezolanos”. 

Por su parte, Nicolás Maduro ha asegurado que “el sistema 7-7 dará resultado” y que Venezuela está consiguiendo derrotar a la pandemia.