El Ayuntamiento de Riba-roja destina 2,4 millones para la recuperación económica del municipio

El Ayuntamiento de Riba-roja ha aprobado un paquete de medidas valorado en 2’4 millones de euros con el objetivo de alcanzar la recuperación económica del municipio tras la crisis provocada por el coronavirus.

El gobierno local, dirigido por Robert Raga, ha destacado que «las partidas que se habilitan están enfocadas a financiar programas de ayudas económicas para los autónomos, los comercios, los profesionales y las microempresas perjudicados por el cierre a raíz de la Covid-19».

Esta modificación presupuestaria propuesta por el consistorio ha sido ratificada durante el pleno telemático y ha contado con el apoyo de todas las formaciones políticas, excepto Vox, que se ha abstenido.

A través de una nota, el órgano de control municipal ha destacado que este plan de medidas abarca otras ayudas como «un plan de rehabilitación de viviendas y modernización de la localidad, servicios de inversiones y dinamización, así como planes de emergencia y de mantenimiento y modernización».

El alcalde de Riba-roja, Robert Raga, ha resaltado la colaboración del resto de partidos a la hora de aprobar este plan así como la voluntad de «llegar a acuerdos y compromisos que supongan mejoras para atender las necesidades que tienen actualmente determinados colectivos en nuestra localidad, y por ello, debemos actuar con todo el esfuerzo y trabajo por el interés general de nuestros vecinos».

 

 

El Ayuntamiento de Riba-roja destinará 2,1 millones de euros a aquellos sectores económicos que más lo necesitan, que cuentan con los 254.500 euros que se invirtieron a principios del estado de alarma y los 122.000 euros que se han añadido en las últimas semanas, alcanzando los 2’4 millones del paquete de ayudas.

Otros ámbitos que también abarcará este paquete de medidas es el de la educación, medio ambiente, sanidad y urbanismo, entre otros.

Asimismo, el ayuntamiento del municipio valenciano ha explicado que, para poder llevar a cabo este plan, «se han detraído las correspondientes partidas presupuestarias de aquellos programas municipales que no se podrán llevar a cabo a causa del COVID-19».