China establecerá una oficina para «asuntos de seguridad nacional» en Hong Kong

La Asamblea Nacional Popular de China (ANP, Legislativo) revisó la controvertida ley de seguridad nacional de Hong Kong, que incluirá la creación de una oficina para «asuntos de seguridad nacional» del Gobierno central chino en la excolonia británica, informó la agencia estatal Xinhua.

Según Xinhua, el Comité Permanente de la ANP revisó el proyecto de ley, que de acuerdo al órgano «reforzará» la autonomía de la ciudad y el modelo de «un país, dos sistemas» por el que se rigen las relaciones de China con Hong Kong, y con el que también se pretende «erradicar cualquier resquicio de injerencia extranjera» en la urbe financiera.

Así, la agencia, que cita a un funcionario de la ANP, señala que el proyecto legislativo consta de 6 apartados y 66 artículos que incluyen delitos y penas para delitos relacionados con la seguridad nacional, y como debe aplicarse la ley y sus procedimientos.

Además, el Gobierno central chino establecerá una oficina para «asuntos de seguridad nacional» en Hong Kong, que estará presidida por la Jefatura del Gobierno local, y la Policía hongkonesa y el Departamento de Justicia hongkonés deberán formar «unidades especiales» para «tratar la mayoría de los casos».

La ANP dio en su sesión anual de mayo luz verde a la entrada en vigor de esta ley, que muchos temen que pueda utilizarse para acallar las voces críticas en Hong Kong tras un año de protestas en la excolonia británica.

La agencia asegura que la ley estará lista «muy pronto», y según fuentes cercanas citadas por el rotativo hongkonés South China Morning Post, Pekín decidió no publicar hoy el contenido completo del proyecto porque aún se espera que haya cambios «en las próximas una o dos semanas».

El texto aprobado en mayo prohíbe «cualquier acto de traición, secesión, sedición, subversión contra el Gobierno Popular Central» o «el robo de secretos de Estado», así como la «organización de actividades en Hong Kong por parte de organizaciones políticas extranjeras y ‘el establecimiento de lazos con ellas’ a las organizaciones políticas» de la ciudad semiautónoma.

Todo ello con el objetivo de «salvaguardar la soberanía nacional, la seguridad, los intereses de desarrollo, mantener y mejorar el sistema de ‘Un país, dos sistemas’, preservar la estabilidad y la prosperidad de Hong Kong a largo plazo y salvaguardar los legítimos derechos e intereses de los residentes de Hong Kong».

No obstante, que dar por ver cómo se promulgará la ley en la ciudad, aunque los medios hongkoneses han apuntado que se hará probablemente a través de su publicación en un boletín oficial local.

Su aprobación en mayo dio lugar a nuevas protestas en la ciudad, donde tanto abogados como organizaciones de la sociedad civil consideran que violará los cauces legales para la modificación de normativas de la Ley Básica de Hong Kong.

Ésta -considerada la «mini-constitución» de la ciudad semiautónoma- estipula que la excolonia británica ha de dotarse de una legislación de seguridad, cuyo debate ya provocó una importante oposición en las calles en 2003 por miedo a que se tradujera en un importante recorte de libertades, hecho que forzó a las autoridades hongkonesas a aparcarla.

Esto provocó que la región administrativa especial quedara desprovista de una legislación que criminalizara los mencionados supuestos, en especial los relativos a la «injerencia extranjera» que tanto preocupa al régimen comunista.

De hecho, a lo largo del pasado año el Gobierno de Pekín apuntó en repetidas ocasiones a Washington como la mano negra tras las protestas.

En este caso, China busca la inclusión de esta llamada «ley de seguridad nacional de Hong Kong» en el tercer anexo de la Ley Básica en vez de someterla a revisión en el Consejo Legislativo de Hong Kong, que celebrará elecciones el próximo septiembre.

Fuente: Efe