Por qué Jacinda Andern ha sido alabada en el mundo por su gestión política

Nueva Zelanda ha sido uno de los primeros países en saborear la normalidad después de la pandemia del coronavirus. El país oceánico, tras 17 días desde su último caso de COVID-19, se declaraba libre del virus el pasado lunes.

Sin embargo, el Gobierno de Jacinda Andern ha decidido que las fronteras permanezcan cerradas a los extranjeros, y los neozelandeses que deseen regresar deberán pasarán 14 días de cuarentena.

¿Por qué Nueva Zelanda ha sido uno de los países que mejor ha sabido gestionar la crisis sanitaria que ha golpeado a nivel global? Todo apunta a que la respuesta tiene nombre propio: Jacinda Andern.

 

GESTIÓN DE LA PANDEMIA 

Desde el primer brote en el país, la primera ministra de Nueva Zelanda ha actuado con rapidez, eficacia y, sobre todo, ha mantenido una estrecha comunicación con los ciudadanos a la hora de tomar cualquier decisión.

En cada comparecencia, Andern ha explicado sus estrategias de manera clara y directa y, al mismo tiempo, ha sido sincera a la hora de transmitir a los neozelandeses sus más profundas preocupaciones durante la pandemia.

La primera ministra ha aclarado que la situación favorable en la que se encuentra el país se debe al esfuerzo de su equipo: “equipo de cinco millones de personas” y ha añadido que “los kiwis (apodo utilizado internacionalmente para los habitantes de Nueva Zelanda), de todos los ámbitos de la sociedad, han sido resueltos y decididos, decidieron que esta guerra la íbamos a conseguir ganar, pero solo si actuábamos de manera conjunta”.

 

REDUCCIÓN DEL SUELDO 

“Eliminar la curva y no aplanarla”. Con esta frase combatió Jacinda Andern la pandemia del coronavirus desde un principio.

La primera ministra neozelandesa vio lo que estaba pasando en el resto de países, analizó y actuó. Sin ninguna muerte registrada en el país, decidió cerrar las fronteras y ordenó la cuarentena a todos los viajeros que llegaban.

Muchos expertos han asegurado que estas respuestas han sido claves para el bajo impacto de la pandemia en el país oceánico: 1.154 contagiados y 22 fallecidos.

Sin embargo, no solo ha sido por su ejemplar gestión frente a la pandemia la que ha hecho que se convierta en un referente de gobierno. En el mes de abril, la premier anunció que reduciría tanto su sueldo como los del resto de ministros un 20% durante medio año, para mostrar “liderazgo y solidaridad” frente a todos aquellos que han estado trabajando en primera línea, así como los que perdieron sus ingresos por la situación.

 

ATENTADOS DE CHRISTCHURCH

El 15 de marzo de 2019, Nueva Zelanda sufrió su primer atentado terrorista. Dos ataques contra la comunidad musulmana se cobraron la vida de más de 50 personas.

Andern, quien se había declarado desde un principio agnóstica, compareció ante la ciudadanía con un mensaje de unión: “ellos son nosotros”, señaló en referencia a las víctimas mortales.

“Aquí no cabe el odio ni el racismo. Porque somos diversidad, amabilidad, empatía, un hogar para quienes comparten nuestros valores. Un refugio para quienes lo necesitan”

Tras la masacre de Christchurch, presentó un proyecto ley para endurecer la venta de armas y menos de un mes después, logró que se prohibiera el uso de las armas militares que había utilizado el atacante en el atentado, así como la mayoría de las armas automáticas y semiautomáticas.

Los mandatos en Nueva Zelanda tienen una duración de tres años, por lo que Andern está a punto de finalizar el suyo. Sin embargo, es la candidata favorita para las elecciones generales de septiembre, aunque algunos señalan que el impacto económico tras la pandemia podría ser un punto en su contra.