De pronto

Hay una pandemia más letal a largo plazo que la del Covid-19; la tenemos invisibilizada como todas esas cosas que llevan toda la vida con nosotros: la desigualdad económica.  

La última edición de los Indicadores Urbanos del Instituto Nacional de Estadística (INE), vuelve a poner en evidencia que las siete ciudades españolas con menor renta per cápita son andaluzas, cinco de los seis barrios más pobres del país son también andaluces (tres en Sevilla ciudad) y adivinen donde se encuentran las cinco primeras localidades con mayor tasa de paro: en Andalucía. De estas últimas, destaca especialmente Linares (Jaén), con casi un 31% de tasa de paro. El día que haya un estallido social allí todo el país dirá eso de “de pronto…” como si las cosas que ocurren en el mundo realmente pasasen de pronto.

No seamos ilusos, nadie desvelará su sueño ni unos minutos por estos datos repetidos año tras año, algunos dirán que no son reales, que con un 31% de paro y poco más de 5.000 euros de renta media anual (en los casos más extremos) es obvio que viven de la economía sumergida, como si eso fuese una elección propia. Saldrán los de siempre diciendo que en el campo hay miles de peonadas que nadie quiere hacer sin preguntarse por qué los jornaleros andaluces siguen acudiendo a la vendimia francesa, por ejemplo, y pocos acuden a la recogida de la fresa en Huelva.

El gobierno -los gobiernos- presumirá con las tasas de crecimiento de los distintos sectores económicos en este año que pueden seguir haciéndolo; no quiero ni pensar los datos que reflejará la edición de 2021. Hablarán del crecimiento acumulado en los últimos años como si este se hubiese repartido equilibradamente o como si esa frase no fuese un canto de sirena en Linares, en La Línea, en Isla Cristina… Ese mismo gobierno hablará del refuerzo policial ante el repunte “de pronto…” del narcotráfico en Andalucía, actividad económica que no para de crecer al ser la única opción real en buena parte de las poblaciones y barrios de ese perverso ranking del INE.

Hace años que perdí cualquier esperanza de que las autoridades se tomaran el revertir estos datos como prioridad y emergencia nacional. Ya solo me conformo con que, en algún momento, esta realidad sea incluida en la agenda social de gobierno. Sí, ya sé que soy un poco iluso, que sólo se incluirán estos asuntos si algún día “de pronto…” ocurre algo que lo coloque en el prime time de las televisiones.