Los 10 países que más han invertido en la lucha contra el COVID-19

La pandemia del coronavirus ha puesto a los gobiernos de todo el mundo en una situación límite.

Al tratarse de una emergencia sanitaria sin precedentes, muchos de ellos se han visto obligados a acudir a las arcas públicas para ponerle fin a esta crisis que ha dejado miles de fallecidos y millones de infectados en todo el mundo.

La pregunta que muchos se han hecho durante estos tres meses de crisis es: ¿de dónde sale todo este dinero?¿Cómo algunos países que están en pequeñas crisis económicas han podido hacer frente a los gastos que necesitan una pandemia de este calibre?

Un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) ha estado realizando un control de los 168 países del mundo para conocer la cantidad de dinero que han estado invirtiendo en la lucha contra el coronavirus.

El resultado de este estudio ha permitido conocer cuáles son los 10 países que más han gastado para frenar la pandemia.

VARIEDAD CONTINENTAL

Los encargados de realizar el estudio han aclarado que, debido a la imposibilidad de medir el gasto como tal, para establecer este ranking han tomado como punto de referencia el PIB de cada país.

Este factor permitirá conocer y comparar el tamaño de los paquetes económicos invertidos por cada lugar.

En el ránking realizado por los investigadores de la afamada universidad, Japón (21%), Luxemburgo (20%) y Bélgica (19%) son los 3 países que más han invertido en la lucha contra el COVID-19.

Por otro lado, Qatar, Singapur y Suecia son los tres países que se sitúan al final de la tabla.

En cuanto a los países que más dificultades han presentado a la hora de invertir en esta crisis mundial, son Turkmenistán, Yemen y Omán los que se posicionan al final de esta clasificación publicada por los investigadores estadounidenses.

¿CÓMO SE ESTABLECEN LAS DIFERENCIAS ENTRE LOS PAQUETES ECONÓMICOS?

Los investigadores, para dar respuesta a la pregunta de cuáles son los factores que marcan el nivel de inversión de cada país, apuntan que estas diferencias no solo dependen del poder económico de cada uno de ellos.

Una de las cuestiones que han definido la cantidad económica invertida depende, por ejemplo, de la capacidad de los hospitales de cada país.

Los países que tienen más camas se habrán visto en la obligación de invertir menos dinero. Sin embargo, aquellos países cuyos hospitales necesitasen más camas o material de protección habrán tenido que ejercer un gasto mayor,

Otro factor que también juega a favor o en contra del desembolso económico de estos países es el número de contagiados registrado en cada país. Cuanto mayor es la cifra de afectados, más dinero habría que invertir ante la propagación de la pandemia.

El acceso a las ayudas internacionales también tiene una especial relevancia en este posicionamiento. Si un país tiene una mayor posibilidad de que le presten dinero, este podrá contar con un margen de maniobra mayor que aquellos que estás asfixiados económicamente o que no gozan de la confianza internacional en lo que a la devolución del dinero respecta.