La cuarentena: remedio clásico frente a males modernos

La palabra “cuarentena” se ha convertido en una de las más repetidas en las últimas semanas en España y en todo el mundo a causa de la pandemia del coronavirus.

Sin embargo, hay que remontarse a la antigüedad para encontrar el origen de esta palabra. En el siglo XIV y en pleno inicio del desarrollo del comercio marítimo, se cree que llegó la peste a Europa a través los barcos que venían del Este y, con ello, se instauró el término de “cuarentena”.

Los historiadores datan el origen de este término durante la República de Venecia y en la expresión italiana quaranta giorni (‘cuarenta días’) que, a su vez, se remonta a la palabra latina quadraginta (‘cuatro veces diez’).

En cualquier caso, este vocablo le dio nombre al periodo de aislamiento, no siempre voluntario, que se mantiene para cortar la propagación de una enfermedad, aunque ya en el Antiguo Testamento se encuentran algunas referencias de la separación entre las personas enfermas y las sanas.

DUBROVNIK 

Volviendo a la Italia de la Edad Media, Ragusa, que ahora es la ciudad croata de Dubrovnik, era uno de los mayores puertos de la República veneciana, gracias a su comercio entre Oriente y Occidente. La prosperidad transitaba y se instalaba en sus calles, pero esta no vino sola, la riqueza fue acompañada de la mano de las infecciones que viajaban dentro de los barcos.

Para frenar el aumento de los contagios, la ciudad impulsó una ley que estipulaba el aislamiento de al menos 30 días a todas aquellas embarcaciones que provenían de zonas infectadas. Asimismo, esta medida se extendió a zonas vecinas, como la ciudad de Cavtat o la isla de Mrkan.

De esta manera, la ciudad fortificada de Raguso se convirtió en la pionera de esta práctica, que se extendería por el resto de ciudades de Europa, para combatir estas amenazas.

LAZARETOS 

A lo largo de la historia, la ciudad fue castigada por varias enfermedades, entre las que destacan la peste y la lepra, que acabaron con la vida de numerosas personas.

A quienes sufrían enfermedades contagiosas, como la lepra, se les encerraba en los denominados lazaretos. Según algunos expertos, el término proviene de la historia bíblica de San Lucas, en la que “pobre Lázaro”, un hombre “lleno de llagas”, fue declarado santo patrón de los leprosos.

Como consecuencia, los venecianos crearon el primer “lazareto” en honor a su nombre, un establecimiento situado en la isla de Lazzareto Vecchio (‘Lazareto Viejo’), que sirvió para confinar a los enfermos o los que eran sospechosos de tener síntomas.

¿POR QUÉ 40 DÍAS?

Se conoce el origen de la cuarentena, pero sigue sin estar claro el porqué de los 40 días. Algunos autores creen que está relacionado con la religión y los libros sagrados judeo-cristianos, que hacen infinidad de referencias al número 40: los días que Jesucristo pasó en ayuno en el desierto o el periodo de la Cuaresma, entre otras.

Otros expertos, por su parte, suponen que los 40 días de aislamiento tienen su origen en la doctrina griega de los “días críticos”, que mantenía que la enfermedad contagiosa se desarrollaba los 40 días posteriores al contagio. Algunos griegos como Hipócrates y Galeno recomendaban el conocido “Cito, Longe, Tarde“, traducido al español como ‘vete rápido, vete lejos y tarda en regresar’.

En cualquier caso, el método ha servido para controlar el resto de pandemias y epidemias que se han desarrollado a lo largo de la historia, incluso para la actual crisis del coronavirus.