Costa Rica: robustez frente al coronavirus

América Latina ha sido uno de los continentes que más ha sufrido la virulencia del coronavirus.

Brasil, Perú y Ecuador son los tres países más sacudidos por la pandemia.

Sin embargo, hay un país de Latinoamérica que ha conseguido controlar y contener al Covid-19 en su territorio.

Costa Rica es el único país del continente que ha evitado el contagio comunitario.

Pero su exitosa estrategia de contención no queda solo en ese dato. Costa Rica ha registrado la tasa de mortalidad más baja de América Latina (0,8%), cuenta con un número más alto de curados que de casos activos y, además, tanto las autoridades como los costarricenses han establecido un modus operandi que no les permite relajarse ante la pandemia.

Gracias a las medidas impuestas por Costa Rica desde que se produjo la explosión del coronavirus, los datos han sido uno de los “mejores” en el continente latinoamericano: 765 contagiados, 6 fallecidos y 445 curados.

Estas cifras responden a un plan de actuación perfectamente coordinado y a una respuesta social más que plausible.

¿Cómo ha conseguido Costa Rica zafarse de la peor cara del Covid-19? Con un sistema de 4 estrategias que abarcan y refuerzan los escenarios más importantes por los que ataca el virus: salud, sociedad, ciencia y seguridad.

 

SISTEMA DE SALUD PÚBLICO UNIVERSAL

Costa Rica cuenta con uno de los mejores sistema de salud del continente.

Para un país con 5 millones de habitantes, hay más de una veintena de hospitales y también cuentan con una gran cantidad de centros médicos y áreas de salud para atender a los costarricenses que reciben el nombre de EBAIS (Equipos Básicos de Atención Integral), algo que en España se compararía con los centros de medicina ambulatoria.

Sin embargo, con la llegada del coronavirus, el país centroamericano hizo uso de su fuerza sanitaria y acentuó ese carácter universal realizando test de diagnóstico de Covid-19 de forma gratuita.

Además, para guardar provisiones y no quedarse sin estos sistemas de detección, estas pruebas se realizan a personas que muestren síntomas.

Por otro lado, gracias a las medidas de contención y a las campañas de concienciación, Costa Rica ha conseguido evitar la propagación comunitaria del patógeno llegando, incluso, a tener perfectamente identificado el foco de contagios.

 

ANTICIPACIÓN A LA ENFERMEDAD E IMPLEMENTACIÓN DE MEDIDAS

Costa Rica, cuyo presidente es Carlos Alvarado, no impuso nunca unas medidas tan extremas como las activadas por países como España, Italia o China.

Las únicas normas que comparte con el resto de países ha sido el cierre total de sus fronteras, la paralización de las clases y la suspensión de los eventos de masas. 

De resto, no tuvo que decretar una cuarentena obligatoria, ni un toque de queda, ni tampoco se vio obligado a declarar un estado de emergencia como sí hicieron algunos de sus países vecinos.

Sin embargo, sí que activó una serie de restricciones de movilidad y sociales para evitar que se produjese un aumento masivo de contagios.

El sector del ocio, la hostelería, la circulación y algunos espacios deportivos fueron los más afectados por estas restricciones, mientras que, por ejemplo, las tiendas y los pequeños comercios, no dejaron de operar, sino que redujeron considerablemente el aforo habitual.

 

POBLACIÓN CONCIENCIADA Y UNIDA

La sociedad costarricense ha demostrado su robustez como país cumpliendo, al pie de la letra, todas las medidas de higiene y de comportamiento social anunciadas por el gobierno del país.

Tanto por la vía gubernativa como por los medios de comunicación, la información ofrecida a los ciudadanos les ha permitido interiorizar cuál es  la mejor forma de actuar para derrotar al coronavirus,  y han aplicado a la perfección nuevas costumbres como, por ejemplo, cumplir con las distancias de seguridad, evitar las zonas en las que se acumule un gran número de personas o mantener una limpieza personal constante, entre otras.

 

SISTEMA CIENTÍFICO FÉRREO CON RESPALDO INSTITUCIONAL

Sin embargo, el verdadero punto fuerte de este país en la lucha contra la pandemia del coronavirus ha sido el ámbito científico.

De hecho, Costa Rica se ha colocado en los primeros puestos de los países que se acercan, cada día más, al descubrimiento de una fármaco que permita curar la enfermedad o, en su defecto, permita aliviar a los pacientes más graves de Covid-19.

Según informa el portal digital El Salvador, el Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica está desarrollando antivenenos de serpientes y está aplicando dicha técnica para crear un suero para pacientes graves del virus.

Por otro lado, como comparte el diario Infobae, “el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa) consiguió, por primera vez en la historia del país, secuenciar el genoma de un virus humano: el del SARS COV-2, que causa el COVID-19″.

Estos avances son posibles gracias al apoyo institucional que tiene el sistema científico de Costa Rica, lo que ha hecho que esté a la cabeza en la lucha contra virus tan agresivos y mortales como el coronavirus.