Alcorcón aprueba un Plan de Choque contra el COVID-19

El Ayuntamiento del municipio madrileño ha aprobado en el pleno, que se ha celebrado de forma telemática, una modificación presupuestaria, cuyo objetivo es proveer de 943.000 euros al Plan de Choque para hacer frente a la crisis generada por la pandemia del coronavirus.

Gracias a los votos a favor del PSOE, Unidas Podemos y Ciudadanos, la iniciativa ha salido adelante y esta suma de dinero, que procederá de los fondos de contingencia, irá destinada a la protección de personas, la prevención de contagios y al buen funcionamiento del ayuntamiento.

Por su parte, las enmiendas presentadas por PP y Vox han sido rechazadas y, además, estas dos formaciones se han abstenido en la votación de la modificación presupuestaria, ya que consideran “innecesarios” estos gastos y “que nada tienen que ver con esta cuestión”.

 

PROTECCIÓN DE PERSONAS

 

En este Plan de Choque, un 45,5% (373.000 euros) del dinero irá destinado a la protección de personas, entre las que se encuentran los colectivos considerados de riesgo frente a la enfermedad, como las personas mayores. Se reforzarán los servicios de teleasistencia, de comida y ayuda a domicilio.

Asimismo, en este bloque también se incluyen a todos aquellos que se encuentran en una situación económica vulnerable a causa de la crisis del COVID-19, por lo que se incrementarán los Fondos de Emergencia Social con el refuerzo de personal y la contratación de trabajadores sociales.

 

PREVENCIÓN DE CONTAGIOS 

 

A la desinfección y prevención de contagios irán destinados el 28% (177.000 euros) de este plan presupuestario, para optimizar, aún más, la salud de los vecinos de Alcorcón. Esto asegurará la limpieza en profundidad de las vías y espacios públicos, tarea que el consistorio lleva a cabo desde el inicio de la pandemia.

 

AYUNTAMIENTO EN MARCHA  

 

La iniciativa “Ayuntamiento en Marcha” dispone del 26,5% (250.000 euros) del Plan del Choque, con el que impulsarán soluciones al teletrabajo, como la adquisición de equipos informáticos, ya que esta medida protege la salud de los vecinos y, además, permite seguir con el servicio público y las tareas administrativas.