Yemen: la “guerra olvidada” a la que se suma el coronavirus

El conflicto de Yemen cumplió hace un mes su sexto año activo y continúa manteniendo su calificación de ‘guerra olvidada’.

Esta guerra, con Arabia Saudí y los hutíes e Irán como protagonistas de este conflicto bélico, ha dejado a su paso centenares de víctimas yemeníes que han visto como su país quedó marcado por una guerra que, lejos de haber cesado, continua estando activa pero esta vez, en silencio.

El motivo por el que se originó este problema fue la acusación de Arabia Saudita hacia Irán por un supuesto apoyo a los hutíes con armas y soporte logístico, una afirmación que Irán niega.

Esta acusación desató una guerra histórica, con ataques aéreos de Arabia hacia los hutíes, que se concibió como la primera piedra de una guerra que se ha extendido durante seis años.

Un conflicto cuya dimensión ha ido ampliándose con el paso del tiempo y al que también se han sumado otros grupos de guerra como Al Quaeda y afiliados del Estado Islámico, quienes han aprovechado la extrema situación en Yemen, para sembrar el caos en Adén, la capital del país.

En medio de toda esta guerra, un brote de cólera azotó al país y murieron miles de yemeníes, en su mayoría niños, y la pobreza también jugaba en contra de este demoledor escenario.

Ahora, un caso de coronavirus ha provocado que se recrudezca aún más este conflicto, ya que la expansión del Covid-19 en Yemen podría provocar una nueva página en el libro de desgracias que sacuden al país.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ya ha lanzado su alerta: Yemen, frente al coronavirus, lleva las de perder. 

“EL PEOR DESASTRE HUMANITARIO CAUSADO POR EL HOMBRE”

Los augurios para esta nueva etapa de Yemen son aterradores.

Según la ONU, la situación en Yemen es el peor desastre humanitario causado por el hombre. La guerra ha dejado en estos seis años de conflicto más de 7.000 fallecidos y casi 11.000 heridos.

Ahora, la llegada del coronavirus abre un nuevo escenario en el que la situación aumenta, aún más, la vulnerabilidad del país.

Cuando las autoridades yemeníes confirmaron el primer caso de coronavirus, se declaró automáticamente el toque de queda en el país porque la expansión del virus en el país se haría incontrolable.

Además, los hospitales no están preparados para enfrentarse a una pandemia de este tipo. Tampoco cuentan con los medios médicos necesarios para cuidar y conseguir tratar a los posibles contagiados ya que, como comparte la ONU, “es poco realista esperar que el frágil sistema sanitario yemení pueda hacer frente a la pandemia”.

Para evitar la propagación del virus, la ONU junto a otras organizaciones internacionales, han adquirido diferentes equipos de protección y varios paquetes de materiales sanitarios (respiradores, camas y tests de diagnóstico, entre otros) para enviarlos a Yemen y así, intentar preparar al país frente al contagio masivo de Covid-19.

TREGUA UNILATERAL POR EL CORONAVIRUS

Ante la peligrosidad del coronavirus, por primera vez, tras seis años de conflicto bélico, Arabia Saudí acordó una tregua unilateral de 15 días, tiempo que estos combatientes se han dado para ver cómo evoluciona el virus.

Este acuerdo es unilateral porque, la otra cara del conflicto, los hutíes, no se han pronunciado sobre esta pausa del conflicto.

Este alto al fuego llega después de que el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, pidiera un cese de la guerra mientras estuviera el coronavirus como principal amenaza.

Pese a no haber manifestado si se unirán o no a esta tregua, Mohammed Abdulsalam, portavoz del movimiento hutí, compartió en su cuenta de Twitter que este parón de la guerra podría “sentar las bases para un diálogo político y un período de transición”.

Lo importante ahora es contener un posible brote de coronavirus que deje a Yemen en una situación peor que la atraviesa en la actualidad.