El coronavirus condena a la pobreza a niños en Oriente Próximo y el norte de África

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) estima que unos cuatro millones de niños se verán abocados a la pobreza en Oriente Próximo y el norte de África debido al coronavirus y ha pedido 93 millones de dólares (86 millones de euros) para ayudar a estos niños.

La Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia Occidental estima que durante este año se perderán 1,7 millones de empleos debido al cierre de la mayoría de las empresas, la suspensión de salarios y el confinamiento casi total.

Esto incrementará la pobreza en 8 millones de personas más en la región y UNICEF estima que la mitad de ellos sean niños. A menos que estén respaldados por los sistemas y programas nacionales de protección social, las familias no tendrán más remedio que recurrir al trabajo infantil, el matrimonio temprano y el abandono escolar para sobrevivir.

“Muchas familias en la región ya se están empobreciendo debido a la pérdida de empleos, especialmente aquellos que se pagan por día. Las familias tienen problemas para llevar un plato de comida a la mesa debido a las medidas de contención”, ha destacado el director regional de UNICEF para Oriente Próximo y el norte de África, Ted Chaiban.

Además, “podemos decir con seguridad que todos los niños de la región se están viendo afectados psicológicamente como resultado del shock del confinamiento, de no ir a la escuela, no jugar ni hacer deporte al aire libre o no poder reunirse con sus amigos”, ha subrayado.

En la región de Oriente Próximo y el norte de África hay ya más de 105.419 casos confirmados y 5.699 muertes por la nueva enfermedad, con Irán y Turquía como principales focos.

“Es la región del mundo con más niños que necesitan ayuda, debido a los conflictos y guerras activos. Tiene las tasas de desempleo entre los jóvenes más altas, mientras que casi la mitad de todos los niños viven en una situación de pobreza multidimensional, privados de servicios básicos como educación, vivienda, nutrición, atención médica, agua potable, saneamiento y acceso a la información”, ha apuntado Chaiban.

“La combinación de falta de servicios básicos, años de conflicto, pobreza, privaciones y, ahora, Covid-19, está golpeando a los niños más vulnerables, haciendo que sus vidas hayan pasado de ser difíciles a convertirse, simplemente, en insoportables. Cuanto más dure todo esto, más profundo será el impacto, especialmente en los niños”, ha advertido.

Fuente: Europa Press