Adolescencia en cuarentena: cómo sobrellevar el confinamiento

Miles de adolescentes han visto como sus rutinas han cambiado de la noche a la mañana tras el decreto del estado de alarma que impedía a los ciudadanos salir de sus casas.

Con esta nueva situación, muchos de ellos se han visto obligadas a cambiar muchas de sus actividades rutinarias y a convivir 24 horas al día perdiendo esa parcela de espacio con la que contaban en su día a día.

Los más pequeños y los adolescentes son los sectores más afectados, y sus necesidades al igual que sus demandan han cambiado radicalmente.

Comportamientos poco habituales, reacciones inesperadas, personalidades desconocidas… Y así un largo etcétera de actitudes “extrañas” que son desconocidas tanto para los padres como para los propios adolescentes, que ven cómo la cuarentena  ha puesto del revés su interior.

Para evitar situaciones incómodas que generen malestar en el núcleo familiar, la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha lanzado un listado de consejos, en el marco de la campaña La salud pediátrica en tiempos de coronaviruscon los que pretenden servir de guía a padres e hijos para no perder el control de la situación mientras dure el confinamiento.

Estos son algunos de los consejos que la AEP, junto con la Sociedad de Medicina del Adolescente (SEMA), ha publicado para hacer la reclusión más llevadera y para ayudar a los más jóvenes a llevar el confinamiento con tranquilidad y aceptación.

MANTENER LA RUTINA Y ACEPTAR LOS CAMBIOS

Los expertos que participan en este estudio apuntan que es muy importante no perder los hábitos del día a día que tenían los adolescentes en la etapa previa al confinamiento. La adaptación de las tareas es la mejor herramienta para frenar los cambios que provoca estar confinados.

No perder los hábitos de estudio, dormir las horas necesarias para que el cuerpo no pierda el ritmo, cuidar la alimentación y realizar actividades físicas adaptadas al entorno son algunas de las premisas básicas que recomiendan los expertos para hacer que la cuarentena sea más llevadera.

Asimismo, hacen especial hincapié en aceptar los cambios físicos y emocionales que provoca la reclusión sin rechazarlos, sino conviviendo con ellos. Los cambios de humor, el insomnio, el malestar sin explicación o la posibilidad de experimentar procesos de ansiedad o angustia, son totalmente normales en una etapa en la que el cambio tan drástico que los jóvenes no han tenido tiempo a procesarlo.

FLEXIBILIDAD ANTE LAS NORMAS DE LA RUTINA

Muchos padres dictan normas en cuanto a los elementos que pueden distraer a sus hijos. El uso excesivo de los teléfonos, las visitas constantes a las redes sociales o la sobreexposición a las consolas, son algunas de las normas que muchos padres imponen para conseguir que exista un equilibrio entre las obligaciones y las actividades lúdicas.

Sin embargo, en este caso, los expertos recomiendan que exista flexibilidad en cuanto al uso de estas tecnologías porque, dada la excepcionalidad de la situación, estas son las únicas vías de escape con la que cuentan los más jóvenes a la hora de enfrentarse a la nueva realidad provocada por el coronavirus

HABLAR CON TRANSPARENCIA DE LA REALIDAD 

No se le hace ningún favor a los jóvenes ocultándoles la realidad que hay fuera de los domicilios.

Por eso, se sugiere a los padres que no oculten la verdad a sus hijos sobre los constantes cambios y novedades que existen en torno a la crisis del Covid-19. 

Esto no es sinónimo de que tengan una sobreinformación sobre la pandemia, este consejo hace referencia a que exista un nivel de información que permita a los jóvenes saber lo que pasa sin necesidad de alarmar sobre lo que está pasando.

RESPETAR LA INTIMIDAD 

Muchos padres caen en el error, en ocasiones de forma inconsciente, de no respetar esas parcelas de intimidad que todos los jóvenes tienen en esta etapa de sus vidas.

Por eso, es muy importante no alterar esos espacios que dentro de la cuarentena los adolescentes se regalan para poder analizarse y explicarse a sí mismos los cambios o sentimientos con los que conviven.

HABLAR DEL FUTURO CON PROYECCIÓN SIN CAER EN EL TREMENDISMO

Es muy importante recalcar que esta etapa va a pasar.

Este recordatorio debe ser un elemento esencial en el día a día de la convivencia, puesto que es de gran ayuda para los jóvenes tener proyectos y orientación hacia el futuro para que, de esta forma, ellos puedan distraerse y pensar en cosas que les motiven para sobrellevar la cuarentena en mejores condiciones.

No caer en el tremendismo es también otro aliado de esta etapa, puesto que hay que aclarar a los jóvenes que, pese a la situación actual, todo volverá a la normalidad cumpliendo con las recomendaciones de los órganos de control que trabajan para volver a la rutina con la mayor rapidez y seguridad posible.