EE. UU.: la potencia mundial en situación de desastre

El foco de la pandemia ha rotado de China a Europa y, ahora, está en Estados Unidos. El país ya ha superado a Italia en número de fallecidos por coronavirus con más de 23.500 y al menos 587.337 contagios confirmados.

El estado de Nueva York sigue siendo el más afectado, donde se han registrado casi una cuarta parte de los fallecimientos de todo el país. Por otra parte, su gobernador, Andrew Cuomo, ha anunciado que “lo peor ha ya pasado” en este estado, donde se ha superado la barrera de los 10.000 fallecimientos.

Lo cierto es que la crisis del Covid-19 ha golpeado con fuerza a los estadounidenses y parece que, lejos optar por la unidad para combatir la pandemia, dentro de la Casa Blanca la tensión va en aumento.

SITUACIÓN DE DESASTRE

La magnitud de la pandemia en el país ha obligado al presidente, Donald Trump, a declarar la situación de desastre en todo el territorio por primera vez en la historia, conocida en inglés como “Presidential Disaster Declaration.

De esta manera lo confirmaba Trump por medio de su cuenta personal de Twitter y después de que se aprobara el pasado domingo en el estado de Wyoming. Los 50 estados permanecen ahora bajo esta situación, además de Puerto Rico y el Distrito de Columbia.

Esta declaración se lleva a cabo cuando el principal funcionario público de jurisdicción (alcalde, gobernador, etc,.) le comunica al gobierno federal la imposibilidad de sobrellevar la situación de devastación en su territorio.

Esto es lo que han hecho los diferentes mandatarios, que le han manifestado a la Casa Blanca que no podían manejar la pandemia per se, y esta, a su vez, aprobaba las peticiones que le han ido llegando, hasta que la situación ha sido insostenible y todo el país se ha visto envuelto en el desastre.

Bajo esta situación sin precedentes, ya declarada y hecha pública por Donald Trump, los gobernadores podrán imponer más restricciones para frenar la pandemia o pedir ayuda gubernamental, como solicitar apoyo financiero, entre otras cosas.

CRÍTICAS A TRUMP Y CRÍTICAS DE TRUMP

En contraste con la expansión de la pandemia a lo largo del país y la posterior declaración de situación de desastre, las autoridades siguen hablando de reiniciar las actividades económicas en el mes de mayo. Así lo ha manifestado Anthony Fauci, el principal experto en epidemiología de la Casa Blanca, sin embargo, otros expertos de la salud señalan que Estados Unidos no estará preparado para reabrir la economía en la fecha fijada por el Gobierno.

A Trump le llueven las críticas por mostrarse ansioso por desbloquear el mercado, pero también por no tomar las medidas necesarias con antelación. El presidente, por su parte, no se ha mordido la lengua y ha defendido su gestión ante la pandemia del coronavirus.

En su caso, el discurso de defensa alega nuevas culpas, y, en este caso, como en muchos otros, se las ha echado a los medios de comunicación, a quienes acusa de haber minimizado la gravedad de la enfermedad. Asimismo, ha dejado claro que está solo en su mano la reactivación de la economía y no en la de los gobernadores de los diferentes estados.

La tensión no solo está reservada para los medios de comunicación, Donald Trump también parece apuntar a los suyos. Hace unos días, el presidente de Estados Unidos retuiteaba un mensaje que ponía en entredicho su gestión ante la crisis y donde se podía leer “Hora de despedir a Fauci”.

Con esto y con los comentarios del epidemiólogo en los medios de comunicación afirmando que se podrían haber salvado vidas con medidas más tempranas, se puede asegurar que la polémica, dentro y fuera de la Casa Blanca, está servida.