Rafael Correa, expresidente de Ecuador, condenado a ocho años de prisión por corrupción

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, y el que fuera su ‘número dos’, Jorge Glas, han sido condenados  junto a otras 16 personas a ocho años de prisión por cometer un delito de cohecho en el marco del caso ‘Sobornos’.

Así, Correa ha sido condenado ‘in absentia’ por “liderar una red de corrupción” entre los años 2012 y 2016 desde el Palacio de Carondelet y financiar sus actividades políticas a cambio de la adjudicación de contratos a empresarios.

El Tribunal Penal de la Corte Nacional de Justicia, con el juez Iván León a la cabeza, ha emitido sentencia de forma telemática debido a las medidas de restricción impuestas con motivo de la pandemia de coronavirus.

Junto a Correa y Glas han sido condenados Alexis Mera, María de los Ángeles Duarte, Walter Solís y Vinicio Alvarado, todos ellos antiguos altos cargos del gobierno ecuatoriano, además de otras doce personas.

Antes de leer la sentencia, León ha revelado que el tribunal considera que el delito ha sido probado y que la Fiscalía ha demostrado la existencia de una estructura de corrupción en la que la víctima del delito es el Estado.

Asimismo, ha destacado que el tribunal –formado también por Iván Saquicela y Marco Rodríguez– ha determinado tras 32 días de análisis de pruebas que el exmandatario conocía los “aportes indebidos” realizados con finalidades políticas a través de sus asesoras presidenciales.

El expresidente, que vive actualmente en Bélgica con su mujer, ha insistido en varias ocasiones en que el juicio supone una caza de brujas cuyo objetivo final es acabar con su carrera política antes de las elecciones de 2021.

La Fiscalía los acusaba de la existencia de una estructura integrada por funcionarios públicos que facilitaron la entrega de recursos a través de dos modalidades, cruce de facturas y dinero en efectivo por parte de empresarios para beneficiarse de contratos con el Estado.

Fuente: Europa Press