Riba-roja de Túria se vuelca con los más vulnerables en el estado de emergencia

La Comunidad Valenciana es una de las más afectadas por la pandemia en España, con al menos 6.308 casos confirmados de coronavirus.

Una vez que la OMS (Organización Mundial de la Salud), elevó el brote a pandemia global, el municipio de Riba-roja de Túria estableció un protocolo bajo las recomendaciones de las autoridades sanitarias, para evitar la expansión del Covid-19.

El ayuntamiento ha impulsado una serie de medidas sociales y económicas para los colectivos más vulnerables no se vean afectados por las restricciones del estado de alarma. Se ha habilitado un hostal para que puedan hospedarse las personas sin hogar, así como un soporte económico para todas aquellos ciudadanos con riesgo de exclusión social.

Además, las autoridades han fijado la mirada en los más mayores y en las personas enfermas, ya que se ha puesto en marcha un servicio para llevar comida y medicinas a los domicilios. Asimismo, se ha suministrado el material necesario en las residencias de ancianos, grupo de riesgo con el que se ceba el nuevo virus, para evitar el contagio y la propagación del Covid-19.

MEDIDAS DE CONTENCIÓN 

Desde que se decretó el estado de alarma, como en el resto del país, la actividad escolar fue suspendida y el comité de seguimiento del municipio, formado por el Ayuntamiento, las autoridades sanitarias y los técnicos de la materia, prohibió cualquier actividad al aire libre y las concentraciones en recintos públicos o privados.

Los lugares públicos, como parques, bibliotecas, teatros, cines o el Centro de Día han permanecido cerrados y las actividades de ocio, como las fallas, pospuestas.

El alcalde del municipio valenciano, Robert Raga, ha instado a los ciudadanos desde un primer momento a seguir estas medidas, ya que «son absolutamente necesarias»  y afirma que ·siguen escrupulosamente todas las recomendaciones médicas y sanitarias de las instituciones oficiales, por ello, hemos adaptado los recintos, los edificios y las actividades a todos estos parámetros para evitar la propagación del Covid-19, especialmente enfocados a los grupos de personas más vulnerables”.

UN TECHO PARA LAS PERSONAS SIN HOGAR

En el estado de alarma, muchos grupos se antojan más vulnerables de lo que ya eran antes de la pandemia. Es el caso de las personas sin hogar, que no pueden permanecer en sitios cerrados por la falta de un techo que los acoja. Por ello, el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha acordado con una empresa propietaria de un hostal la acogida de personas sintecho, mientras dure el estado de alarma.

Como obliga ley vigente, el hostal permanece cerrado al público, pero solo admite a personas con este tipo de necesidades. Además, el ayuntamiento correrá con todos los gastos de comida y necesidades básicas de los huéspedes.

AYUDA ECONÓMICA Y MENÚS DIARIOS 

Las personas con riesgo de exclusión social tampoco se verán desprotegidas ante la nueva amenaza. El consistorio que dirige Robert Raga ha aprobado un paquete de medidas económicas destinadas a más de 500 personas para que puedan hacer frente, en estos tiempos donde todo parece estar paralizado, a los gastos de necesidades básicas, como la comida, agua potable, electricidad o alquileres.

Además, desde el comienzo del confinamiento, más de 116 personas de la localidad han recibido servicios de cáterin a domicilio de lunes a sábado. Esta ayuda, está especialmente destinada a personas mayores, aquellos que tienen movilidad reducida y que no pueden salir a hacer la compra o menores en familias con pocos recursos, entre otros.

“El teu Ajuntament amb tu”

FUENTE: AYUNTAMIENTO DE RIBA-ROJA DE TÚRIA

Para aquellas personas afectadas por el coronavirus o que sufran problemas de movilidad, se ha lanzado el programa “El teu Ajuntament amb tu” («Tu ayuntamiento contigo») con el que el ayuntamiento se encargará de comprar comida y productos farmaceúticos a estas personas y, llevarlos, posteriormente, a sus respectivas viviendas.

De esta manera, este servicio «se pone en marcha con el único ánimo de facilitar a estas personas a sobrellevar mejor su aislamiento ya que no pueden salir de sus viviendas a comprar productos básicos para vivir», como ha reconocido Raga.

ABASTECIMIENTO PARA LOS MÁS MAYORES 

Como se puede ver diariamente, el colectivo que más sufre los daños del Covid-19 es el de los más mayores. En plena crisis sanitaria, el Ayuntamiento de Riba-roja de Túria pone especial atención a todos aquellos que viven en residencias, así como en centros de salud mental, para que no falte el material necesario para la prevención de la enfermedad.

En este tipo de centros, ya se ha repartido material higiénico, como uniformes aislantes y mascarillas.

PLAN DE CHOQUE 

El organismo municipal también ha impulsado un plan de choque de 254.000 euros ampliables para costear gastos y servicios en Servicios Sociales y Salud, Seguridad y Orden Público, Servicios de Limpieza y Desinfección, Industria y Comercio y, así como en tecnología e informática.  

Para prevenir una expansión del brote, las autoridades han ordenado la desinfección del caso urbano y en las diferentes áreas residenciales, en la que se incluyen más de 630 calles, además de la limpieza de vehículos oficiales y de autobuses urbanos municipales.

Además, el ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha anunciado la paralización de la tasa de mesas y sillas de bares, restaurantes y cafeterías durante todo el año, para ofrecer un soporte a todos aquellos que permanecen con sus establecimientos cerrados y que no reciben ningún ingreso,  debido al estado de alarma.

También, se paralizarán otros pagos hasta que termine el confinamiento, como el de la tasa sobre el Centro de Información Juvenil, el servicio de comedor y transporte de las escuelas infantiles y el cobro a los usuarios de las instalaciones deportivas y de los conservatorios de danza y música.

SERVICIO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA 

En estos tiempos de confinamiento sin precedentes, es normal que muchas personas presenten episodios de ansiedad, nervios o depresión. Por este motivo, alrededor de 100 personas han sido atendidas por el servicio de atención psicológica que ha puesto en marcha la entidad municipal, enfocado a personas mayores, familias con miembros de diversidad funcional, aunque cualquier ciudadano afectado por el encierro o por la situación puede hacer uso de él.

El usuario tendrá que marcar el número 680 19 64 87 -sin coste adicional-, que está disponible de lunes a domingo de 8:00 a 22:00 horas.