A propósito de virus, el norovirus

El coronavirus llegó a finales de 2019 a China y, después de haber conquistado prácticamente cada rincón de la Tierra, parece que se establecerá entre nosotros bastante tiempo, aunque, se espera, causando menos muertes.

Uno de los peligros del Covid-19 es su alto nivel de propagación y que, además, puede ser transmitido por personas asintomáticas, es decir, que, aunque tienen la infección, no muestran indicios de ella. Esto eleva el alarmismo, ya que, una persona que no es consciente de que tiene la patología expone inevitablemente al resto de personas con las que se rodea, multiplicando las dimensiones del brote.

Además, la transmisión del coronavirus puede darse cuando una persona está en contacto cercano con otra que tiene la patología, pero también es posible su transmisión a través de superficies u objetos que hayan sido manipulados por la persona infectada, según un informe científico de la OMS.

Algo parecido ocurre con otras familias de virus, ya que,  lo cierto es que, el coronavirus no es el único rey en esto. Los norovirus, por ejemplo, se propagan muy fácilmente, aunque no producen la mortalidad de la nueva pandemia azota al mundo. De hecho, los norovirus o el virus de Norwalk es más bien común.

LA MAYOR CAUSA DE GASTROENTERITIS AGUDA

El norovirus, o virus tipo Norwalk (su nombre hace referencia a la ciudad de Ohio donde se identificó por primera vez), pertenece a la familia de Caliciviridae, cuya infección produce una enfermedad gastrointestinal que puede darse esporádicamente o en brotes.

A pesar de que este virus puede tener mayor impacto en niños pequeños, ancianos o pacientes inmunocomprometidos (personas que tienen enfermedades que alteran las defensas del organismo), cualquier persona, sea de donde sea, se puede infectar. En estos tres grupos de riesgo, sin embargo, pueden tener consecuencias letales debido a la deshidratación severa causada por los síntomas típicos que deja a su paso el norovirus.

¿Cómo se transmite?

Este virus solo ataca a los seres humanos y se transmite por vía oral-fecal, ya sea de persona a persona, al ingerir agua o alimentos contaminados o por estar en contacto con superficies previamente infectadas.

Por lo tanto, el norovirus tiene una alta morbilidad, que contrasta con su baja tasa de mortalidad, ya que, en términos generales, no se considera una infección peligrosa, por el contrario, tiene muy buen pronóstico.

Síntomas 

El periodo de incubación del virus suele ser de 12 a 48 horas y, una vez se manifiesta, el paciente paciente presentará un cuadro de vómitos, diarrea aguda acuosa, dolor abdominal y náuseas, aunque también puede manifestar fiebre, dolor corporal o de cabeza, que le durarán de uno a cinco días.

Tratamiento

Aunque, a priori, el norovirus resulte algo desconocido, lo cierto es que afecta a más de 600 millones de personas al año y es la causa más común de gastroenteritis aguda en todo el mundo.

Como la mayoría de las enfermedades virales de esta índole, no hay un medicamento específico que lo trate, por lo que los médicos recomiendan beber mucho líquido para prevenir la deshidratación y, en algunos casos, la ingesta de isotónicos.

Prevención 

Para evitar el norovirus hacen falta las mismas herramientas que para luchar contra el coronavirus: sentido común e higiene. Mucha higiene.

Ambos virus tienen la capacidad de contagiar mucho en muy poco tiempo, por lo que será necesario cortar esa cadena de transmisión mediante prácticas de higiene que, por la llegada del Covid-19, ya resultan familiares:

  • Lavarse las manos con agua y jabón.
  • Lavar bien la comida antes de ingerirla, aunque se aconseja que el paciente no manipule alimentos hasta dos días después de la desaparición de los síntomas.
  • Desinfectar las superficies que puedan estar contaminadas, haciendo especial incidencia en aquellas que hayan estado en contacto con los vómitos o la materia fecal provocados por la infección.

EL VIRUS DE LOS CRUCEROS

En febrero, las portadas de los portales web estaban inundadas por la creciente expansión del coronavirus y su impacto global. Una de las noticias más impactantes en el inicio de la pandemia fue el contagio del Diamond Princess, el crucero que estuvo en cuarentena en el puerto de Yokohama (Japón).

Por otro lado, el norovirus, sigilosamente, también atacaba a la misma cadena de cruceros, pero del Caribe, el Caribbean Princess. A finales de febrero, más de 200 personas a bordo tuvieron problemas gastrointestinales y dieron positivo en las pruebas del norovirus, lo mismo que había sucedido hacía un mes en el mismo crucero.

En muchas ocasiones se le conoce a este virus como «el virus de los cruceros», ya que sus brotes son muy comunes en estos barcos, así como en hospitales, residencias, escuelas o cárceles.