Mientras, en India, el mayor confinamiento de la historia

  • Los más de 1.300 millones de habitantes del país han sido sometidos a un confinamiento histórico para frenar la pandemia.
  • Los expertos sanitarios temen que los afectados puedan superar el millón si no se controla la situación. 
  • El día a día de la población presenta algunos desafíos para parar el brote.

FUENTE DE LA IMAGEN: EFE

El segundo país más poblado del mundo ha llevado a cabo una tarea titánica y sin precedentes. Este martes, el Gobierno de la India ordenó a sus más de 1.300 habitantes a no salir de casa durante tres semanas para frenar la rápida expansión de la pandemia del coronavirus.

De esta manera, lo afirmó su primer ministro, Narendra Modi, quien reconoció en una declaración televisada que «es imposible imaginar el costo que India tendrá que pagar si continúa su comportamiento irresponsable. El distanciamiento social es la única opción para combatir el coronavirus».

Ahora mismo, los dos gigantes asiáticos representan las dos caras de la moneda. Mientras que China, origen del brote, va abriendo sus puertas y se va recuperando de la crisis, la India, que ha registrado más de 600 casos y al menos 10 muertes, se prepara y evita lo que podría ser una auténtica catástrofe. Expertos sanitarios han alertado de que, si la situación se descontrola, en la India pueden llegar a superar el millón de contagiados.

Por ello, el país ha llevado a cabo un cierre de sus puertas histórico, jamás visto antes.

No en vano se apuesta por el #YoMeQuedoEnCasa de una manera tan brutal. Lo cierto es que la prevención ante la entrada del Covid-19 en el país presenta varios retos.

COMUNIÓN DE GENERACIONES EN UNA MISMA CASA 

El país asiático, con dimensiones continentales, está increíblemente abarrotado. Mires a donde mires hay gente: lugares públicos y privados. Por lo general, hay 450 personas por kilómetro cuadrado, cifra que aumenta en las zonas más desfavorecidas del norte.

Además, las familias suelen están conformadas por una media de cinco personas que, además, forman parte de todas las generaciones. En una casa en la india conviven personas mayores de 60 años hasta de 18, pasando por individuos de edades intermedias.

La densidad familiar, en este caso, se convierte en un arma de doble filo, ya que el contagio de uno, significa la transmisión segura al resto de miembros de la casa.

Para mayor inri, la mayor parte de las casas en India suelen ser espacios reducidos, con pocas habitaciones para varias personas.

TRANSPORTE 

Antes del confinamiento, en el país ya se habían prohibido los vuelos y también los servicios ferroviarios y las carreteras, un lugar propenso para el contagio.

Ya es un factor de riesgo la densidad de población en el país, pero se torna más peligroso cuando gran parte de los habitantes viajan hacinados en vagones diariamente.

 

FUENTE DE LA IMAGEN: TRAJINANDO POR EL MUNDO

RELIGIÓN

Dentro de las directrices que dio el Gobierno para evitar el contagio, se encuentra la anulación de cualquier reunión social, política, deportiva, de entretenimiento, académica, cultural y religiosa.

Un auténtico desafío en uno de los países más espirituales del mundo, en el que se recoge un amplio abanico de religiones. La mayor parte de la población profesa el hinduismo, pero junto a esta doctrina también convive el budismo, el cristianismo, el islam o el jainismo.

Además, la religión está en el día a día de la población y su práctica es un ejercicio colectivo, es decir, se producen reuniones de personas para rezar.