La vacuna contra el coronavirus, cada vez más cerca

El coronavirus continúa campando a sus anchas por todo el planeta.

Día tras día se confirman nuevos contagiados, nuevos focos de actuación y nuevas muertes, que en ocasiones – más de las esperadas –  se cuentan por centenares en una misma jornada.

En medio de este sentimiento de hostilidad, negatividad y hastío generalizado, no todo son malas noticias en la lucha contra el COVID-19.

Decenas de laboratorios, en consonancia con los gobiernos del país en el que se encuentran, están ya trabajando a destajo para desarrollar una vacuna contra el coronavirus.

Esta importante carrera para frenar al contagioso patógeno está considera como una de las principales cuestiones a nivel mundial.

Sin embargo, hablar de una posible vacuna que acabe con el coronavirus parece una utopía debido a la cantidad de preguntas que surgen en torno a este urgente descubrimiento.

¿Cuánto tardará en desarrollarse la vacuna? ¿Será igual de efectiva si se hace contrarreloj? ¿Qué países están trabajando ya en la búsqueda de la cura contra el coronavirus? ¿Desencadenará la vacuna contra el COVID-19 una guerra comercial?

TIEMPO RÉCORD

Lo más importante sobre estos primeros pasos en el desarrollo de la vacuna para matar al virus es que, cualquier paso en torno a esta cuestión, se encuentra en su primera fase.

Esta primera fase se basa en los pasos previos o ensayos clínicos, en los que se testan las investigaciones previas descubiertas antes de la puesta en marcha en los laboratorios.

En estos ensayos clínicos, los científicos trabajan a contrarreloj para desarrollar nuevas vacunas o antivirales que acaben con el virus, pero aseguran que para conseguir una vacuna que sea eficaz, efectiva y segura hace falta tiempo.

¿Cómo de prolongado será este tiempo al que se refieren desde la comunidad científica y las grandes farmacéuticas? Esta es la pregunta que todos se plantean desde que se hizo público el trabajo de los profesionales de la ciencia en torno a la vacuna.

Pese a que el tiempo de investigación se ha reducido considerablemente, los expertos dudan que se pueda hablar de una vacuna oficial hasta 2021, ya que no solo es crear y fabricar la vacuna, sino que estén disponibles los medios de producción y distribución necesarios para que el medicamento llegue a todos los países en los que es necesario.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias sanitarias en España, Fernando Simón, resaltó la importancia de ser pacientes en lo que a la llegada de la vacuna respecta porque «que existan no quiere decir que estén disponibles” al tiempo que añadía que «algunas son prometedoras, pero tienen que ser eficaces y seguras. Será un periodo largo».

Sin embargo, queriendo aportar un poco de luz a la cuestión del antiviral más buscado y deseado del momento, la Federación Internacional de Fabricantes Farmacéuticos (IFPMA) se ha comprometido a disponer de una vacuna contra el Covid-19 en todo el mundo en un plazo de 12 a 18 meses. 

CHINA Y EE.UU, A LA CABEZA

Con esta promesa y esta franja temporal ya prevista, China y Estados Unidos son los dos países que más avanzados llevan los procesos relacionados con la vacuna.

Tanto en una potencia como en otra han acortado los plazos de una forma tan resaltable que algunas fuentes apuntan a que a finales de este año ya estarán disponibles las primeras vacunas. 

Es más, ambos países ya están preparados para probar los primeros ensayos clínicos en personas.

Desde China, además, han publicado las condiciones que deben tener los posibles sujetos para comprobar el funcionamiento de la vacuna: candidatos cuyas edades deben estar entre los 18 y los 60 años, sin ningún tipo de problema de salud y sin dolencias previas.

En lo que a Estados Unidos respecta, el grupo Moderna, una compañía de Massachusetts, ha probado en voluntarios los primeros ensayos los cuáles, según la compañía y como recoge El periódico, «un segmento del material genético ha sido inyectado en las personas y, al inyectarlo en el cuerpo, las células generan una proteína que provoca una respuesta inmune».

Sin embargo, reconocen que al estar este proceso compuesto por 3 fases claves, los verdaderos resultados podrán concluirse en 12 meses.

Sobre estas pruebas, Rajeev Venkayya, responsable del desarrollo de vacunas del grupo Takeda, ha recordado la necesidad de que se repitan micho estas pruebas dado que «la mayoría de los programas de ensayos clínicos que se realizan contra el Covid-19 están condenados al fracaso» aludiendo a que nunca se ha concebido una vacuna eficaz contra algún miembro de la familia de los coronavirus para los humanos.

ESPAÑA TRABAJA EN SU VACUNA

Después de que el Gobierno confirmase que invertiría 30 millones de euros para investigaciones centradas en la lucha contra el coronavirus, uno de los centros de investigación más importantes del país, el Centro Nacional de Biotecnología de Madrid, dirigido por Isabel Sola y José Luis Enjuanes , recibirá 4,5 millones de euros para seguir trabajando en los ensayos clínicos de la fórmula que tienen en su laboratorio.

Esta inyección económica será invertida en la creación de una réplica del coronavirus para poder entender su proceso de evolución y así poder descubrir cuál es el punto en el que hay que atacar al virus para poder derrotarlo.