El Covid-19, necesita al “Balmis” del Siglo XVIII

“Veremos a los militares donde haga falta, donde se necesite”, así lo afirmaba la ministra de Defensa Margarita Robles, y es que, Robles, ordenó el pasado domingo 15 de marzo el despliegue de las Fuerzas Armadas para hacer frente a este estado de emergencia. Para combatir el Covid-19: Operación Balmis.

Operación Balmis

Curioso pensar que hace años, en concreto entre 1803-1806 plantábamos cara a otro virus: la Viruela. Este en cambio atacaba muy fuerte a los niños. Se calcula que se vacunó a 250.000.

Fue Francisco Javier Balmis, un médico militar, quién hizo posible “el traslado” de esta vacuna durante una expedición militar, junto con José Salvany, un militar catalán, con el fin de acabar con la mortalidad infantil que el virus estaba ocasionando en los territorios de ultramar, aquellas colonias que no se independizaron o que votaron para seguir siendo territorios británicos.

Balmis partió desde el puerto de La Coruña a bordo de la corbeta “Maria Pita” con un objetivo claro: propagar en América y Filipinas la vacuna contra la viruela. Vacuna que había sido descubierta en 1796 por Edward Anthony Jenner, llamado “el padre de la inmunología”. Veintidós niños huérfanos acompañaron a Balmis en este buque. Buque que consiguió mantener vivo de viruela inoculando a estos niños a lo largo del viaje. A todos ellos les acompañaba Isabel Sendales Gómez, rectora de la Casa de Expósitos de La Coruña. Ella tenía una misión: atender a los pequeños y vigilar que no se rascaran las heridas para evitar de este modo contagios.

Tras la expedición de Balmis, Jenner afirmó lo siguiente:  “No puedo imaginar que en los anales de la Historia se proporcione un ejemplo de filantropía más noble y más amplio que este”.

¿Quién era Francisco Javier Balmis?

Nació en Alicante en 1753 y falleció en 1819. Terminó sus estudios a los diecisiete años y comenzó su carrera como médico en el Hospital Real Militar de Alicante. Trabajó en La Habana y en México, donde estudió remedios para las enfermedades de transmisión sexual. Cuando regresó a España, fue médico de Carlos IV.

Fue pionero en el estudio de las aplicaciones de la vacuna, en concreto de la viruela. Consiguió que esta llegase a lugares muy remotos.

Este facultativo alicantino dedicó toda su vida a la medicina. Salvó millones de vidas.

¿Qué es lo que nos hace remontarnos al Siglo XVIII?

La viruela, fue una enfermedad con un importante componente social, provocó elevadas cifras de mortalidad, creó una enorme alarma social y tuvo una importante repercusión laboral. Por ello, ahora en 2020, con una situación social, no tan remota a la del siglo XVIII, el Ministerio de Defensa ha querido rendir tributo a este histórico facultativo poniéndole el nombre de Operación Balmis a este dispositivo militar para luchar contra la propagación del coronavirus.