750.000 millones contra el coronavirus

Son muchos los expertos que, antes y después de la declaración del estado de alarma, han advertido de las terribles consecuencias económicas que traerá consigo el coronavirus.

Esta emergencia económica, que se combina con la crisis sanitaria, no solo afectará a España, sino también al conjunto del continente europeo.

Por este motivo, el Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado una medida económica sin precedentes de la mano de su presidenta, Christine Lagarde.

La que está considerada como la institución económica más poderosa de la zona euro, ha dado una rueda de prensa en la que ha confirmado que el BCE pondrá en marcha un agresivo plan de compra valorado en 750.000 millones de euros para frenar el impacto económico del COVID-19 en Europa.

RESPIRO ECONÓMICO URGENTE

Ante la sorpresa generalizada sobre este anuncio difundido por el ente económico, Lagarde apuntó cuáles han sido las casusas que han llevado al BCE a tomar esta decisión.

“El Consejo de Gobierno del BCE está comprometido a ejercer su papel en apoyo de todos los ciudadanos de la zona euro a través de estos tiempos extraordinariamente difíciles”, señaló.

Entre las causas mencionadas, desde el BCE han apuntado que esta inyección económica está motivada por la ‘necesidad evidente’ que existe de asegurar a los Gobiernos financiación para sus planes de estímulo e para intentar bajar las primas de riesgo. 

Este programa de emergencia económica llamado Programa de Compra de Emergencia por Pandemia (PEPP) se basará, esencialmente, en la compra de  activos públicos y privados que permitan a los gobiernos de los países que componen la zona euro tener unas condiciones financieras adecuadas para poder afrontar el impacto económico que ha supuesto el COVID-19.

Asimismo, viendo cómo la situación financiera europea cambia por la aparición de nuevos contagiados y las medidas que ello conlleva, el Banco Central Europeo ha asegurado que, como ente económico principal, está preparado para afrontar una ampliación del PEPP en caso de que fuera necesario.

Con estos 750.000 millones de euros, el BCE quiere que todos los sectores de la economía, en los que incluye a las familias, bancos, empresas y gobiernos, se puedan beneficiar de estas excepcionales condiciones para sobrellevar la situación.

Ante el comunicado emitido por el BCE, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha mostrado su apoyo a Lagarde a modo de tweet, en el que aseguraba que esta inyección económica supone un acto de solidaridad por parte de la Unión Europea hacia todos los países que luchan para erradicar el coronavirus de sus fronteras.

PRÓRROGA CON CONDICIONES

Pese a que desde el Banco Central Europeo han manifestado que están preparados para atajar el problema económico que se avista en un futuro inmediato, desde el Consejo de Gobierno del BCE han apuntado que esta medida continuará estando activa mientras las condiciones lo requieran.

Por esta cuestión, desde el mencionado organismo han apuntado que “se reserva el derecho de prolongar el programa si considera que la fase de crisis del COVID-19 aún no ha concluido”.

Además, conscientes de que todo préstamo conlleva una devolución con intereses, el BCE ha remarcado que, por lo insólito de la situación, se compromete a “rebajar los estándares que fija para la garantía con el objetivo de que las contrapartes puedan hacer uso completo de las operaciones de refinanciamiento del Eurosistema”.

Así, el organismo dirigido por Christine Lagarde ha anunciado que, por ahora, este impulso económico de 750.000 millones de euros estará vigente hasta finales de 2020, tiempo más que prudencial para que los países de la eurozona puedan coger aire e impulso económico para afrontar más cómodamente la entrada del 2021.