El coronavirus vacía el Congreso y Senado

Muchos son los que afirman que estos días, que ya se plantean como semanas, están siendo los más convulsos que se han vivido en España desde hace mucho tiempo.

El coronavirus llegó a España sin hacer ruido, siendo unos pocos los casos que se contabilizaban y, además, en focos – aparentemente – distinguidos.

Sin embargo, pasados unos días, la virulencia, agresividad y letalidad del patógeno chino se ha cobrado la vida de centeneras de personas, casi 600, y deja a su paso más de 13.000 afectados.

El virus, como era de esperar, también ha contagiado a los representantes politicos españoles. Siendo exactos, han sido 10 las personalidades que han sido infectados y que, ahora,  luchan contra el covid-19 en cuarentena, alejados de los espacios políticos principales del pais.

Son además, estos dos icónicos y emblemáticos lugares, el Senado y el Congreso de los Diputados, protagonistas de la jornada de hoy puesto que también ha sufrido las inclemencias del virus.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecía en el hemiciclo para buscar el apoyo del resto de formaciones políticas tras haber aprobado un real decreto para paliar los efectos de la crisis sanitaria que azota al país.

Una comparecencia extraordinaria que se producía en un escenario, cuanto menos, insólito: tanto el Congreso de los Diputados como el Senado ha realizado sus diversas actividades con casi la totalidad de ambos espacios vacíos.

En el caso del primero, el Congreso acogió a menos de una treintena de diputados, entre los que estaban Pablo Casado y Cayetana Ávarez de Toledo (PP) , Iván Espinosa de los Monteros (Vox), Pablo Echenique (Unidas Podemos) o Gabriel Rufián (ERC), entre otros.

OBJETIVO ÚNICO

Un hemiciclo casi desierto con una comparecencia en la que no hubo lugar para el reproche o la disputa, como resaltaron en reiteradas ocasiones varios de los diputados durante sus intervenciones.

Desde la oposición, Pablo Casado se situó en al lado del Ejecutivo en la lucha contra el coronavirus respaldando la posición y medidas del Gobierno para frenar la pandemia.

Algo parecido hizo también Espinosa de los Monteros, quien se puso al lado de Sánchez no sin antes exigir medidas como la eliminación de subvenciones y pedir la dimisión de los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias.

El presidente del Gobierno, antes de terminar su intervención, quiso agradecer a todos los profesionales que velan por la salud de la ciudadanía española tanto en el ámbito sanitario como en el del comercio, y también recordó que “lo más duro está por llegar”.