Lunes negro en la Comunidad Valenciana por los ERTE

La Comunitat Valenciana ha registrado en el comienzo de esta nueva semana un total de 137 Expedientes de Regulación de Empleo Temporal (ERTE), que afectan a 4.683 trabajadores en la primera jornada desde que la pandemia de coronavirus obligó al Gobierno central a declarar el estado de alarma en España.

La Consejería de Economía de la comunidad ha sido la encargada de publicar estos datos al tiempo que hace referencia a que el 98% de los expedientes corresponden al sector de la hostelería y el comercio, cuyos establecimientos han cerrado como consecuencia de la situación que azota al país desde el pasado jueves.

Por orden en lo que al número de ERTE presentados en la Comunidad Valencia, el mayor número de ellos se ha registrado en Valencia con un total de 57. A estos 57, le siguen los 45 presentados en Alicante y es Castellón la que ocupa esta preocupante tercera posición con 27 expedientes presentados.  Los 7 ERTES que faltan por contabilizar fueron presentados en la Dirección General de Trabajo.

LOS AFECTADOS , EN CIFRAS

De los casi 4.700 trabajadores víctimas de los ERTE a causa del coronavirus, la mayor parte corresponden a los siete ERTE presentados ante Trabajo, 1.688.

A estas devastadoras cifras, le siguen los de la Delegación Territorial de Alicante, 1.425. En Valencia, 1.049 y en Castellón el número asciende a 521 trabajadores afectados.

Sobre el impacto que en el futuro más inmediato sufrirá la Comunidad Valenciana, su presidente, Ximo Puig, ha lanzado un mensaje urgente al Gobierno de la nación asegurando que, en relación a la vertiente económica de la crisis del coronavirus, espera medidas «contundentes» del Consejo de Ministros de este martes y a partir de ahí, la administración valenciana verá «cómo puede cubrir los espacios que queden más vulnerables».

«EVITAR LA SANGRÍA QUE SE AVECINA»

Según el president, el futuro que se advierte una vez finalice el estado de alarma es, cuanto menos, preocupante.

Por eso, Puig insiste en que hay que actuar para evitar la «sangría» que puede derivarse en forma de pérdida de puestos de trabajo.

Asimismo, el mandatario valenciano ha remarcado la necesidad de articular medidas paliativas urgentes para dotar de «energía básica» a las empresas y pymes que se han quedado asfixiadas porque no pueden trabajar ni desempeñar sus funciones laborales con normalidad.

En lo que a las medidas regionales respecta, Puig ha subrayado que, desde la Comunidad Valenciana, ya hay puestas sobre la mesa de la Generalitat una serie de medidas para, en el marco de sus competencias, contribuir a facilitar las fórmulas que permita que «se destruya el menor número de puestos de trabajo posible».

EL PORQUÉ DE LOS ERTE

En situaciones como las que atraviesa España en la actualidad, caracterizadas por el parón seco de toda su actividad económica, las empresas que afrontan grandes pérdidas pueden hacer uso de los ERTE para revertir el impacto económico al que deben hacer frente.

En estos casos, las empresas – con independencia de su magnitud –  pueden aplicar un ERTE por causa de fuerza mayor, que es la medida laboral adecuada durante el tiempo que dure las restricciones de la actividad en términos generales.

Otro motivo por el que se puede aplicar un ERTE es cuando resulta imposible el desarrollo de la actividad empresarial o cuando se produce una ausencia de parte de la plantilla, como ocurre actualmente a causa del coronavirus.

5 DÍAS PARA DICTAR SENTENCIA

Desde que se comunica de forma oficial a las autoridades pertinentes la aplicación de los ERTE, siempre con el antecedente de despidos por causa de fuera mayor,  la Dirección General de Trabajo deberá dictar resolución en el plazo de 5 días desde la solicitud. 

Si la petición es aceptada, se activará de forma inmediata el ERTE en cuestión y, una vez pasado el estado de alarma y recobrada la normalidad, será la empresa la que decida si el trabajado víctima del expediente de regulación regresa, o no, a su puesto de trabajo.