Jaque mate al Rey

En medio de la tensión generada por la crisis sanitaria a la que se enfrenta España durante estas semanas, y con el decreto de un estado de alarma de por medio, parecía que no habría ninguna noticia que pudiera hacerle sombra al, por ahora, imbatible coronavirus.

Sin embargo, una exclusiva de la que se han hecho eco todos los diarios del país relacionada con la Casa Real, ha conseguido que durante unas horas el protagonismo en los principales telediarios esté algo más repartido.

Las palabras pandemia, crisis, alarma, fronteras o virus, han tenido que hacerle un forzoso hueco a nuevos vocablos como rey, renuncia, irregularidades, cuentas o fundaciones.

Y así, un largo etcétera relacionado con el último y más sonoro caso vinculado a la realeza española: las supuestas irregularidades financieras del rey emérito, Juan Carlos I, han salido a la luz y su hijo, Felipe VI, es uno de los principales damnificados. 

La publicación de esta noticia ha supuesto un auténtico mazazo para la Corona, que ha tenido que reaccionar con especial premura al goteo constante de noticias sobre el rey emérito y sus posibles cuentas en Suiza en menos de 48 horas.

Esta situación ha derivado en una situación sin precedentes: El rey Felipe VI ha renunciado a la herencia de su padre, Juan Carlos I, y además, le ha quitado la asignación que percibe anualmente por sus supuestas cuentas offshore.

DECISIONES HISTÓRICAS

“Con la finalidad de preservar la ejemplaridad de la Corona, S.M. el Rey quiere que sea conocido públicamente que S.M. el Rey Don Juan Carlos tiene conocimiento de su decisión de renunciar a la herencia de Don Juan Carlos y que S.M. el Rey Don Juan Carlos deja de percibir la asignación que tiene fijada en los Presupuestos de la Casa de S.M. el Rey”.

Así comenzaba el extenso comunicado con el que la Casa Real se manifestaba sobre las publicaciones que estaban saliendo en la prensa nacional e internacional y que implican al rey emérito pero que a su vez salpica, directamente, al actual Rey de España.

El motivo ha sido la aparición de Don Juan Carlos de Borbón como creador de un fondo offshore en el que, entre otras supuestas actividades financieras irregulares, se estableció el ingreso de 100 millones de dólares (65 millones de euros) en 2008 por parte de Arabia Saudí para el entonces Rey del país.

El gran problema llega cuando Felipe VI aparece como segundo beneficiario de estos dos fondos creado por el emérito.

Según el diario británico The Telegraph, ambas cuentas están siendo investigadas en Suiza y España respectivamente, y la finalidad de estas es la de “proporcionar mantenimiento durante la vida de todos los miembros de la familia real” para así cubrir satisfacer cualquier solicitud razonable que puedan hacerle sus familiares directos.

El rey Felipe VI, mediante el comunicado publicado por el gabinete de prensa de la Casa Real, se ha desvinculado totalmente de estas supuestas actividades realizadas por su padre y, además, ha alegado ser un total desconocedor de las prácticas con las que aparece relacionado.

ZAGATKA Y LUCUM, LAS FUNDACIONES DE LA DISCORDIA

Zagakta y Lucum. Así se llaman las dos sociedades creadas por el rey emérito en Suiza, siendo esta última la investigada por la Fiscalía Anticorrupción española aunque todavía se desconoce si será llevada a trámite o no.

De estas supuestas cuentas, millones de euros podrían haber sido destinados de la cuenta de Zagatka a pagos de vuelos privados del rey emérito durante 11 años.

En lo que a la fundación Lucum respecta – en la que aparece Felipe VI como segundo beneficiario – lo más destacado es que en esta supuesta cuenta se ingresaron, por parte del rey de Arabia Saudí, esos 100 millones de dólares por ejercer el entonces Rey de España, Juan Carlos de Borbón, como mediador en las obras del AVE a la Meca. 

Además, lo más sorprendente de esto es que de esta cantidad, que asciende a 65 millones si se cambian a euros, muchos de ellos fueron supuestamente destinados a las amantes de Don Juan Carlos.

Una de ellas habría habría recibido en el año 2012 la cantidad más alta de todas, 65 millones de euros, mientras que otra habría recibido unos 2 millones de euros, como recoge el diario El Español

Toda esta situación es la que ha provocado este movimiento sin precedentes por parte de la Casa Real española, que ha obligado al que fuera Príncipe de Asturias a retirarle a su padre todos los beneficios  que percibe.

EL EMÉRITO ROMPE SU SILENCIO

Mediante el comunicado emitido por la Casa Real, el rey emérito ha asegurado que “ha designado para su representación al Abogado D. Don Javier Sánchez-Junco Mans que, en el ejercicio del derecho a la defensa, será a partir de este momento quien proceda a dar cuenta públicamente de las informaciones que le puedan afectar y se consideren procedentes”.