‘Ladies and Gentlemen’: la otra cara de Andy Warhol

Andy Warhol sigue siendo el icono de los iconos.

Su vida, su obra y su forma de entender el arte fueron su pasaporte a lo más alto del arte trash y de la iconografía del pop-art. 

Después de su marcha en 1987, todo lo relacionado con el hombre que retrató a mujeres como Marylin Monroe, Debbie Harry o Dolly Parton, es sinónimo de éxito.

Hace ya unos años, una exposición itinerante de Warhol llamada Arte Mecánico cumplió con las expectativas de los seguidores del artista en la que se mostraban las obras más destacadas y se hacía un repaso a toda su trayectoria.

Ahora, el museo Tate Modern de Londres inaugurará una nueva e inédita retrospectiva en la que se mostrará la cara más desconocida e íntima del retratista:  Señoras y Señores.

La muestra tendrá una duración de 7 meses y lo importante de esta exposición es que se presentarán obras nunca antes vistas, las cuales saldrán a la luz después de 30 años.

Según la directora del museo londinense, Frances Morris, este paseo por la otra cara de la vida de Andy Warhol se concibe como una parte fundamental de su legado puesto que “es una nueva mirada a la extraordinaria vida y obra de la superestrella del pop art”.

La exposición contará con un total de 100 obras, de las cuales 25 de ellas pertenecen a la serie que da nombre a la exhibición.

Con Señoras y Señores, es la primera vez que el museo británico le dedica una exposición al artista estadounidense en casi 20 años.

SEXUALIDAD Y OPRESIÓN

El pensamiento de Warhol se materializa en esta muestra en la que se exhiben pinturas de la serie Ladies and Gentlemen, formada por un conjunto de retratos de drag queens y mujeres trans, y mujeres negras de los años 70, entre las que destacó el que Warhol le dedicó a Marsha P. Johnson, una activista del movimiento LGTBI gracias a la cual comenzaron a defenderse los derechos del colectivo.

Sin dejar de lados las obras más representativas de Warhol, que también serán expuestas en la muestra, con esta exhibición el museo pretende mostrar la vida que llevaba el pintor en una etapa en la que la sexualidad y la opresión eran dos de los principales problemas a los que se enfrentaba la sociedad.

El Tate Modern pretende así mostrar cómo planteaba la sexualidad Warhol, cómo conseguía hacer de la opresión un elemento artístico y cómo sus trazos fueron su salvavidas.

Muchas personas que no conocen la carrera del estadounidense consideran que su legado artístico es fácilmente imitable. Entonces, ¿dónde radica la importancia de esta exposición?

Gregor Muir, comisario de la exposición Andy Warhol en el museo, lo tiene claro. Según el comisario, “lo que él hace con el tiempo es, ni más ni menos, que elevar los objetos comunes al altar del arte”.

LA CARA MÁS DESCONOCIDA

No solo de arte trash y de la cultura pop se nutre esta exposición.

La infancia de Andy Warhol también tiene un papel protagonista que permite conocer de primera mano el trasfondo que existe en todas y cada una de sus obras.

Nacido en una familia con una marcada creencia religiosa y siendo el artista homosexual, Warhol hizo uso de todos esos valores sociales familiares con los que no se sentía identificado para definir el estilo de sus obras.

Por este motivo, el artista hizo que el deseo, la identidad y las creencias se convirtieran en el elemento conductor de sus primeros cuadros que, finalmente, terminaron estando presente en todas sus creaciones aunque a un grado mayor: sus obras fueron las instigadoras del arte pop.

Estos son los ingredientes que hacen que Señoras y Señores sea una exposición única, y el propio Muir ha confesado que esta muestra es la que más acercará la figura más humana de Warhol a su público “a través de su educación y su identidad como hombre homosexual”.