Próxima parada: legalizar el aborto

Miles de mujeres argentinas volvieron a salir a la calle, pañuelo verde en mano, para reclamar la legalización del aborto en Argentina después de que esta iniciativa fuese rechazada por octava vez en 2019.

Los colectivos que llevan años pidiendo una ley sobre la interrupción voluntaria del embarazo para conseguir un derecho que consideran fundamental para el avance de la sociedad y para las mujeres en Argentina.

Parece que este deseo está cada vez más cerca y que la marea de pañuelos verdes ha sido, por fin, escuchada para tener esta ansiada ley.

La legalización del aborto en Argentina es un tema que ha suscitado una gran polémica en la sociedad y que ha generado una gran división entre los ciudadanos, pero que sin embargo ha conseguido el apoyo unánime de las mujeres y los más jóvenes.

Ahora, con la llegada de Alberto Fernández a la presidencia del país, la batalla social que existe en torno al aborto en Argentina podría tener los días contados.

El Presidente de Argentina ha anunciado que la ley de aborto legal ya es una realidad y que será llevada al Congreso para conseguir su aprobación.

La noticia, comunicada por Fernández durante el discurso de inicio de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación, fue recibida con una ovación generalizada que esperaba con ansias este cambio histórico en Argentina. 

UNA LEY HISTÓRICA

Después de varios intentos fallidos, Argentina se embarca al fin en la aprobación de un proyecto que legalice el aborto gratuito y seguro, con el jefe del estado como principal defensor.

Además, este proyecto no va a tardar en hacerse efectivo, puesto que el propio presidente ha confirmado que será en un plazo máximo de 10 días cuando esta iniciativa para que las mujeres puedan interrumpir voluntariamente su embarazo sea presentada en el parlamento argentino.

Este proyecto llega en medio de una masiva vorágine social en la que las ideas están profundamente encontradas, después de que durante el Gobierno de Macri, la iniciativa recibiera el apoyo del Congreso de los Diputados, pero rechazada por el Senado.

Durante su intervención, Alberto Fernández señaló que esta ley debe hacerse efectiva porque «toda sociedad necesita respetar la decisión individual de sus miembros a disponer libremente de sus cuerpos».

Asimismo, Fernández destacó que esta ley busca «legalizar el aborto en la parte inicial del embarazo» y que «cuando las mujeres tomen la decisión de abortar, tengan acceso al sistema de salud pública».

Para concienciar en educación sexual a los ciudadanos argentinos, Fernández ha confirmado que se encuentra trabajando en un programa de educación sexual integral y de prevención del embarazo no deseado.

Sin embargo, el gran problema al que se enfrenta esta ley es que vuelva a ocurrir lo mismo que en mayo del año pasado, es decir, que el proyecto de legalización del aborto sea aprobada en el Congreso, pero rechazada en el Senado.

Esta nueva ley es diferente con respecto al resto, puesto que es el resultado del trabajo de más de 700 organizaciones de diferentes índoles, sociales, culturales y religiosas, las cuales abogan por la libertad de la mujer y buscan acabar con la legislación vigente calificada de «poco efectiva».

EL PLAN DE MIL DÍAS

El Plan de los Mil Días es otra de las grandes apuestas del gobierno de Alberto Fernández en este caso orientado a todas las mujeres que quieran seguir adelante con sus embarazos.

Este programa social consiste en facilitarle una asistencia sanitaria a todas las mujeres de bajos recursos económicos que decidan dar a luz a sus hijos que se prolongará durante dos años.

Con esta iniciativa, Fernández pretende darle a todas las mujeres de argentina los métodos necesarios para mantener unos estándares de salud óptimos y «garantizar la ampliación de los derechos de la mujer».