ARCO regresa con su edición menos polémica

Una nueva edición de ARCO, la feria de arte de Madrid que se celebra en Ifema del 26 de febrero al 1 de marzo, regresa a la capital con una característica inusual con respecto a ediciones pasadas: la polémica no está servida.

En esta nueva convocatoria, el medio ambiente, la violencia de género, la defensa de la libertad sexual o de la democracia son las temáticas que están presentes en las distintas obras que se exponen en el recinto ferial madrileño.

ARCO, que este año celebra su edición número 39, estará formada este año por 209 galerías procedentes de 30 países.

El director de la Feria de Arte Contemporáneo, Carlos Urroz, ha calificado esta nueva edición de “alta calidad” debido a la diversidad de obras y mensajes de las mismas.

En cada edición, ARCO siempre tiene un país al que le rinde un especial homenaje, y el 2020 es el año dedicado a Perú, que contará con la participación de 24 artistas de 15 galerías seleccionadas por Sharon Lerner.

FRANCO Y EL REY EMÉRITO, PROTAGONISTAS

Una imagen de Franco acompañada de la frase ‘Franco no fue tan malo como dicen’ o una fotografía del Rey emérito Juan Carlos I son algunas de las obras más llamativas de una nueva edición de ARCO, que este año rebaja la polémica de ediciones anteriores que contaron con obras como ‘Presos políticos’ o el ‘Ninot’ del Rey Felipe VI.

Un año después de exponer ‘Nuestros reyes favoritos’, en la que el Rey Felipe VI aparecía acompañado del nombre de otros “reyes” como los Reyes Magos o Burger King, la galería finlandesa Fornsblom vuelve a ser noticia con una obra firmada por el mismo artista, Rikko Sakkinen, quien en esta ocasión ha elegido a Franco para ilustrar una obra titulada en la que se lee ‘Franco no fue tan malo como dicen’, y que tiene un precio de 15.000 euros.

Por su parte, la galería Alarcón Criado ha rescatado la obra de Pedro G. Romero ‘El Rey del sueño’, un trabajo de 1991 que se expuso dentro de la exposición ‘El sueño imperativo’. Se trata de una fotografía del Rey Juan Carlos I que genera un efecto de “retrato de corte”, con un precio de 34.000 euros. Esta pieza de Romero se complementa con otra en la que se hace un juego de brillos con varias imágenes de la Reina Sofía.

Polémicas aparte, lo que destaca de esta nueva cita de ARCO  es la presencia notable de piezas de escultura y pintura, además de un regreso del vídeo. Además, este año ha ganado mucho por su nueva arquitectura de los espacios y por la posición de la luz sobre las obras.

UN PICASSO, LA OBRA MÁS CARA

Los precios son siempre los encargados de compartir protagonismo con los autores y obras que componen ARCO.

Este año, la pieza más cara de la feria viene de la mano de la galería Edward Tyler de Nueva York.

Retrato de Jacqueline, de Picasso, es sin duda la obra que ocupa la primera posición en cuanto a lo más caro que podrá verse en la feria de arte, puesto que está valorada en 6 millones de dólares.

A este estratosférico precio le sigue un un óleo de Joaquín Torres García, titulado Constructio piramidal valorado en 2.250.000 euros,  la escultura Frère, de Calder, por 1,8 millones y un Rauschenberg, de 1,6 millones de euros.