Ascienden los afectados en Corea del Sur por el coronavirus

La mayor parte de los nuevos contagios se han producido en personas que asistieron a una misa el pasado domingo en una iglesia cristiana en Daegu, una ciudad con 2,5 millones de habitantes. 

Los países vecinos al gigante asiático parece que comienzan a sufrir los estragos de la infección de manera alarmante. En Corea del Sur, se han multiplicado los casos, las autoridades del país han informado este viernes que hay 52 nuevos contagios, que alzan la cifra total de afectados a 156 en el país.

SECTA RELIGIOSA 

De estos nuevos contagios, 41 se han manifestado en la ciudad de Daegu, situada a 240 kilómetros de la capital, Seúl. Más de una treintena de los contagiados de esta ciudad son feligreses que asistieron el pasado domingo al Templo del Tabernáculo del Testimonio. Se trata de un grupo de creyentes pertenecientes a una secta religiosa fundada hace casi cuarenta años por el surcoreano Lee Man-hee, a quienes sus seguidores lo consideran un enviado de Jesucristo.

Se cree que el origen del contagio puede estar en una mujer de 61 años con el virus y se trata de un caso que los especialistas califican como “supercontagiador”. Este tipo de pacientes, a veces, sin explicación, tienen mayor capacidad de transmitir un virus que el resto de personas, lo que hace que la propagación del Covid-19, en este caso, se haya acelerado en este punto geográfico concreto.

PRIMERA VÍCTIMA MORTAL

El pasado jueves se conocía la noticia de la primera muerte en Corea del Sur por el coronavirus, un hombre de un condado que hace límite con Daegu, Cheongdo. Todo apunta a que la víctima estaría relacionada de alguna manera con la afectada “supercontagiadora”, ya que esta había estado recientemente en Cheongdo.

ÚLTIMO DÍA DE DESEMBARCO EN EL DIAMOND PRINCESS

Después evacuados dentro del crucero, anclado en el puerto nipón de Yokohama, los pasajeros que quedaban dentro podrán salir, en la jornada de hoy y pisar tierra firme, finalmente.

De las 3.700 personas que había a bordo, 620 han resultado contagiadas por el coronavirus, por lo que las autoridades del país están recibiendo una lluvia de críticas estos días por la gestión que han hecho dentro del barco que no ha podido proteger a los pasajeros de la infección.

Por otro lado, los viajeros que vuelvan a casa tendrán que llevar a cabo una nueva cuarentena en sus respectivos países. Los pasajeros que aún continúan a bordo, aquellos que han mantenido un contacto estrecho con los contagiados, iniciarán, después de la salida de todos los pasajeros, una nueva cuarentena.