Mueren dos pasajeros del Diamond Princess

Se trata de una pareja japonesa que viajaba en el crucero puesto en cuarentena desde hace dos semanas en el puerto nipón de Yokohama. La mujer y el hombre, ambos octogenarios, habían contraído la infección a bordo del barco y se convierten en las primera víctimas mortales del Diamond Princess

Según han informado medios japoneses, la pareja ingresó en el hospital entre los días 11 y 12 de febrero y ya tenían enfermedades previas diagnosticadas.

MÁS DE 600 CONTAGIADOS 

Todo comenzó, cuando el primer día de febrero se subió un pasajero en Hong Kong que ya padecía el Covid-19. En el momento en el que las autoridades japonesas se hicieron conocedoras de que el coronavirus se había subido a bordo del crucero, dieron la voz de alarma y pidieron a los 3.771 ocupantes -viajeros y tripulación- que se mantuvieran aislados en sus camarotes y salieran de forma puntual a la cubierta.

Dos semanas ha durado la cuarentena del barco en el puerto nipón de Yokohama y, durante este tiempo, se han producido, al menos, 620 contagios.

El pasado miércoles, se cumplió el fin de la cuarentena y algunos pasajeros han podido pisar tierra, otros lo harán hoy y mañana desembarcará la última tanda. Eso sí, solo permiten la salida a todos aquellos que hayan dado negativo en las pruebas del coronavirus y se muestran asintomáticos.

Por su parte, los pasajeros que sí hayan compartido espacio con personas que hayan cogido la infección, tendrán que quedarse a bordo del Diamond Princess hasta nuevo aviso.

CRÍTICAS POR MALA GESTIÓN 

Las autoridades niponas se afanan en defender su protocolo de actuación en cuanto a la evacuación del crucero, mientras, algunos especialistas ponen dicha actuación en tela de juicio.

El pasado martes, día antes de comenzar con la evacuación, Kentaro Iwata, un especialista japonés en enfermedades infecciosas, entró en el barco y, tras salir, no dudó en denunciar mediante un vídeo la gestión “totalmente caótica” por parte del Gobierno de Japón.

“Este navío es totalmente inapropiado para el control de propagación de infecciones. No hay distinción entre zonas verdes (sanas) y rojas (potencialmente infectadas) y el personal puede circular de un lugar a otro, comer, llamar por teléfono”, cuenta Iwata en sus declaraciones.

Este doctor, que trabaja en el Hospital Universitario Kobe, critica la gestión y ha manifestado que no dudaría que los pasajeros que han desembarcado, supuestamente “limpios”, hayan contraído el virus después de las pruebas. Tal ha sido su preocupación, que se ha puesto él mismo en cuarentena durante 14 días por el temor a contagiar a los suyos.

ANGUSTIA Y DESESPERACIÓN

Aunque ya todo parece terminar, durante estas dos largas semanas en las que los pasajeros han estado recluidos a bordo del crucero, muchos de ellos han calificado por medio de sus redes sociales la situación en la que estaban envueltos como “desesperada” y “angustiante”. Según sus testimonios, les ha faltado alimentos, aguas y medicinas para los que ya tenían la patología.

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU, ha afirmado en los medios que el Diamond Princess podría ser el lugar “más peligroso” fuera de China para contagiarse, ya que las condiciones resultan similares a las del epicentro del brote, en la localidad de Wuhan.