Adiós al despido por absentismo

Ausentarse en el trabajo y ser despedido aun teniendo una baja médica será historia en los próximos días. 

Muchos trabajadores tenían que ausentarse de sus puestos de trabajo por diferentes razones las cuáles justificaban una vez volvían a incorporarse a su ámbito laboral.

El problema llega cuando muchos de ellos encontraban encima de sus mesas cartas de despido a través de las cuáles las empresas decidían prescindir de sus servicios por entender que esas bajas no eran suficientes para mantenerlos en sus equipos.

Gran parte de estos trabajadores se metían de lleno en largos litigios con las empresas al entender que estos despidos eran improcedentes.  Sin embargo, las empresas se agarraban a la reforma laboral puesta en marcha en 2012 por el Partido Popular en la que se establecía que un contrato de trabajo podría terminarse «por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes».

Esta decisión desató una oleada de críticas por parte de los sindicatos y trabajadores quienes reconocen que sus derechos humanos estaban siendo vulnerados achacando que incluso una enfermedad podría ser motivo de despido.

Con la entrada del nuevo gobierno esta medida tiene las horas contadas.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha anunciado que el Gobierno pondrá en vigor la derogación del despido por absentismo laboral aunque esté justificado.

DESPIDO OBJETIVO

Hasta el momento, las empresas se aferraban para tramitar los despidos a una sentencia del Tribunal Constitucional en la que daba la razón a las empresas asegurando que esta decisión se fundamenta en «la libertad de la empresa y la defensa de la productividad».

Este tipo de despido se conocía como ‘despido objetivo’ y estaba recogido en el artículo 52. 

Este apartado establecía que un contrato laboral podía rescindirse cuando una empresa contabilizara que «las faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20 % de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el 5 % de las jornadas hábiles».

Este es el motivo por el que la ministra de Trabajo ha anunciado y confirmado la erradicación de esta reforma laboral porque, asegura, » los derechos humanos no se negocian y la salud está por encima de todo». 

La concepción de este despido objetivo aunque estuviera avalada por el Tribunal Constitucional, fue recurrida por el Tribunal de Justicia y la nueva sentencia declaraba que España debía regular esta normativa laboral al no defender los derechos de los trabajadores.

Ante esta cuestión, Díaz añadió que un trabajador no puede tener miedo de solicitar una baja por enfermedad porque sepa que puede peligrar su puesto de trabajo.

REESTRUCTURACIÓN PROFUNDA

En la rueda de prensa en la que comunicó la decisión, la ministra reveló algunos de los detalles que compondrán esta nueva ley.

Además, Yolanda Díaz aseguró que estas remodelaciones serán profundas y que no tendrán derecho a ser replicadas ni discutidas puesto que solo busca defender y asegurar los derechos laborales para la ciudadanía.

Esta reestructuración laboral contará, según la representante del ejecutivo en materia de trabajo,  con los siguientes cambios:

  • Recuperar con urgencia la prioridad del convenio sectorial sobre el de empresa y la vigencia indefinida de los convenios colectivos.
  • Disminuir la aplicación de los convenios para que el descuelgue salarial vinculado a causas económicas «graves».
  • La contratación indefinida como forma de acceso al empleo
  • Regular la subcontratación
  • Acabar con la contratación temporal