Madrid 2032, cada vez más lejos

La lucha por convertirse en la próxima sede de los Juegos Olímpicos en 2032 es una de las principales preocupaciones de muchos países que quieren acoger el evento deportivo más importante del mundo.

Todavía no hay ningún país que haya anunciado su candidatura olímpica y, por lo tanto, que se embarca en la carrera para ser el próximo lugar en el que se celebrarán los Juegos Olímpicos.

Todos los países que quieran postularse tienen que empezar a definir ya los primeros trazos de sus propuestas ya que será en 2021 cuando puedan presentarse las candidaturas de forma oficial.

Todo apunta a que Madrid volverá a presentar su candidatura para los Juegos Olímpicos de 2032, pese a que ya ha sido descartada como ciudad organizada en tres ocasiones.

Si bien 2012, 2016 y 2020 fueron los años en los que Madrid vio como su sueño olímpico se desmoronaba, ahora la candidatura para el 2032 vuelve a activarse con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, como principal instigador.

Almeida cree que a la capital y a los ciudadanos se le deben unos Juegos Olímpicos desde hace mucho y, por este motivo, ha decidido no renunciar a postular a Madrid como sede de las olimpiadas.

Sin embargo, y pese al entusiasmo mostrado por el alcalde, parece que esta candidatura ha ido perdiendo fuerza con el paso de los meses aunque debido a los contratiempos con los que se ha ido encontrando conforme estructuraban la futura candidatura.

¿Cuáles son los problemas a los que debe dar solución la capital española para convertirse al fin en la sede de los Juegos Olímpicos 2032?

EL ESPACIO, EL PRINCIPAL PROBLEMA

El principal problema al que debe hacerle frente Madrid antes de presentar su candidatura es la definición de espacios y  la mejora de las infraestructuras para poder albergar con seguridad un evento deportivo de estas características.

En cuanto a la primera cuestión, la concejala delegada de Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Sofía Miranda, ha asegurado que antes de embarcarse en una aventura de tales dimensiones, primero hay que asegurarse de que Madrid soluciona y mejora todos los aspectos que debe mejorar para ser capital olímpica.

«Hay que modernizar y actualizar los centros deportivos existentes, construir nuevos centros y cuando los cambios se hayan hecho efectivos podremos comenzar a hablar de la candidatura olímpica», asegura Miranda.

Sobre la mejora de las infraestructuras, la concejala apunta que «la mayoría de los centros son de los años 60 y renovarlos debe ser el primer paso», resalta Miranda al tiempo que afirma que no quiere frenar la candidatura olímpica pero que hay cosas más importantes que tratar antes de comenzar con la cuestión olímpica.

ALMEIDA NO DESISTE

Por su parte, Almeida es consciente de que hay mucho que hacer pero que el tiempo corre en su contra.

2021 está a la vuelta de la esquina si se compara con el espacio temporal con el que cuenta para presentar una candidatura sólida que le permita ganar algunos puntos para que Madrid sea la próxima sede de los Juegos Olímpicos.

Con lo planteado por la concejala, quizás el sueño olímpico proyectado para el 2032 esté algo más lejos de lo que piensa el alcalde debido a todos los frentes a los que debe dar solución.

Almeida no desiste. El alcalde afirma que no renuncia al sueño olímpico y que en la ciudad se cumplen con las condiciones necesarias para poder albergar un evento de estas características.

Sin embargo, sí que señala que «tenemos que ir paso a paso para conseguir el consenso político, social, económico y cultural» y que «necesitamos contar con el apoyo ciudadano para saber que están de acuerdo con que Madrid acoja las próximas Olimpiadas».

Con todas estos aspectos aún por resolver, Almeida ha confirmado que su equipo se encuentra ya analizando las ventajas y desventajas del proyecto y que en cuanto tenga una hoja de ruta clara lo comunicará para que todos sepan el estado en el que se encuentran las cuestiones relacionadas con Madrid y su nuevo sueño olímpico.