El miedo cierra las puertas del Mobile World Congress

No hay medidas urgentes de precaución que valgan. Finalmente, los organizadores han decidido cancelar uno de los eventos más importantes del mundo, el Mobile World Congress (MWC), que iba a tener lugar a partir del 24 de febrero en Barcelona, por el temor de las empresas al contagio del coronavirus. 

BATALLA PERDIDA 

El pasado miércoles, la GSMA, asociación encargada de la organización del evento, convocó una reunión de urgencia. Horas más tarde, el consejero delegado de este grupo, John Hoffman, confirmaba los rumores mediante un comunicado: “La GSMA ha cancelado el MWC Barcelona 2020 porque la preocupación global respecto al brote de coronavirus, viajar y otras circunstancias, hacen imposible para la GSMA celebrar el evento”.

Ya perdida la batalla contra el coronavirus, a Hoffman no le ha quedado otra que colmarse de esperanza para el evento del próximo año y asegura que “continuaremos trabajando con las autoridades locales al unísono y nos apoyaremos para el Mobile World Congress 2021 y ediciones futuras”.

ABANDONO DE LAS EMPRESAS 

La debacle inició cuando la pasada semana el gigante coreano fabricante de móviles LG cancelaba su participación en el MWC. ¿La razón? Miedo al contagio del coronavirus.

Lejos de quedarse en una posible anécdota, provocó un efecto mariposa. Otras grandes empresas empezaron a suspender su asistencia en cadena y de manera incesante: Ericsson, Amazon, Sony, Facebook, Intel, Vodafone y un largo etcétera que hizo que el número de participantes a la mayor feria de tecnología fuera, más bien, escaso.

A pesar de que, en medio de las bajas, la GSMA se apresuró para establecer medidas urgentes de seguridad, el miedo al contagio del Covid-19 ganó la batalla. Desde el gobierno, sin embargo, se ha enviado un mensaje tranquilizador. La vicepresidenta, Carmen Calvo, aseguraba tras la noticia que “estamos viviendo una alarma que, en el caso de nuestro país, no se corresponde con la situación real”.

COSTE MILLONARIO 

Se estimaba que la celebración del Mobile World Congress en Barcelona iba a producir 500 millones de euros, lo que hace que su cancelación se convierta en un verdadero problema económico. Por su parte, al ser la GSMA quien ha decidido la cancelación de la feria -y no una alerta sanitaria-, será la asociación quien tenga que pagar el coste de la misma, según el contrato firmado por los expositores.

Por si no fuera poco, la caída de este evento, en el que se esperaba a 100.000 visitantes, ha dejado sin trabajo a 14.000 personas. Uno de los sectores más dañados ha sido el hotelero, ya que en la semana del Mobile en la capital catalana pueden llegar a facturar más que en los meses de verano, convirtiéndose, probablemente, en los mejores días del año para este gremio.

¿POR QUÉ EL MOBILE NO Y OTRAS FERIAS SÍ?

Algunas de las empresas huyen del coronavirus en Barcelona, pero parecen no hacerlo en los eventos de otras ciudades. En Ámsterdam, se está celebrando la feria Integrated Systems Europe (ISE) a la que han acudido empresas que han cancelado su participación en Barcelona, como Sony, Cisco e Intel. Sin embargo, hay otras que han mantenido su coherencia de actuación, como LG, y también han cancelado su cita en el evento holandés.