El coronavirus también castiga al Mobile World Congress de Barcelona

Este fin de semana, la cifra de muertos ha llegado a los 908. Mientras, el brote del coronavirus también afecta a la mayor feria de telefonía a nivel global que arrancará en la capital catalana el próximo 24 de febrero. En un ambiente de todo menos alentador, los directivos implantarán medidas de seguridad, aunque muchas empresas, como Amazon o Sony, ya han anunciado la cancelación de su participación.

EL MWC SIGUE ADELANTE 

Un evento que esperan como agua de mayo los fanáticos de la telefonía y que, se espera, atraerá a más de 100.000 asistentes a las instalaciones de la Fira Barcelona.

El Mobile World Congress (MWC) no parece ser noticia per se estos días, aunque en él se exhiba lo último en telefonía móvil. Este año, la celebración de la feria está envuelta en la problemática del brote de coronavirus. Asia es uno de los principales creadores de este tipo de tecnología punta, por lo que un elevado porcentaje de asistentes provienen de zonas en las que el coronavirus se ha convertido en el día a día.

Ante la preocupación y el desplome económico de las bolsas asiáticas, muchos han asegurado que la mejor opción es cancelar el evento, por lo menos, temporalmente. Sin embargo, GSMA, la patronal tecnológica encargada de organizar el evento, está decidida a seguir adelante y, para ello, se lo va a jugar todo a una carta.

NO DAR APRETONES DE MANOS 

La organizadora quiere desprender cualquier tipo de miedo relacionado con el coronavirus del MWC, por lo que ha implantado una serie de medidas urgentes, estimuladas, quizás, por el anuncio de la baja de grandes empresas al evento de telefonía del año.

Entre ellas, está la de la prohibición de la entrada de todos aquellos asistentes que provengan de la ciudad de Hubei, provincia china cuya capital es Wuhan, epicentro del brote de la infección; así como de todas las personas que hayan estado en el gigante asiático en las dos semanas antes de la celebración del evento.

Las personas que hayan pasado esta primera “prueba”, serán sometidos a controles de temperatura, para detectar si tienen fiebre y también tendrán que certificar si han estado en contacto con alguna persona contagiada. Algunos escépticos dudan que estas medidas se cumplan o que, por lo menos, sean posibles de cumplir, ya que es bastante complicado que una persona sepa con certeza si ha estado o no cerca del coronavirus.

Por otro lado, los organizadores establecerán un reparto de mascarillas, aumentarán en casi un doble los efectivos sanitarios en los establecimientos y cambiarán los micrófonos al finalizar las conferencias. Sin embargo, lo que más ha llamado la atención es una recomendación que queda fuera de su alcance: evitar los apretones de manos.

Asimismo, el próximo día 12 se habilitará un teléfono gratuito 24 horas para atender llamadas relacionadas con cuestiones del coronavirus.

Las próximas horas son vitales para saber si estas medidas de la GSMA han convencido a las empresas que todavía no han dicho adiós al MWC en la capital catalana.

LOS GIGANTES DE LA TELEFONÍA SE RETIRAN 

De esta manera, la organización pretende parar la oleada de bajas que se han producido en las últimas horas.”Anteponiendo la seguridad y la salud de sus empleados, socios y clientes, LG ha decidido cancelar su exposición y participación en el MWC”, así confirmaba en un comunicado la compañía surcoreana la suspensión de su asistencia a este evento global. Pocas horas después, se unía a esta decisión una de las grandes protagonistas de los avances 5G, la multinacional sueca Ericsson, por “medidas de precaución”, como ha asegurado.

Lejos de quedarse ahí, la baja de estas dos empresas provocó un efecto mariposa que no dudó en manifestarse. Poco después, Nvidia decidía comunicar la suspensión de su asistencia a la feria que tendrá lugar del 24 al 27 de febrero. La empresa estadounidense de procesadores gráficos declaró en un comunicado que no iba a enviar personal, dado que “nuestra mayor preocupación es garantizar la seguridad de nuestros compañeros, socios y clientes”.

La debacle no paró y, en las últimas horas, hemos conocido la retirada de Amazon y Sony. Todas ellas son gigantes de la tecnología a las que les ha unido una misma preocupación: cómo les puede afectar el coronavirus, antes de comprobarlo, han decidido retirarse para no correr ningún tipo de riesgo.

Por el momento, otras empresas siguen manteniendo su participación a la cita, como Huawei, ZTE y Oppo, entre otras, y algunas ya han empezado a estudiar protocolos de seguridad, como, por ejemplo, cancelar sus ruedas de prensa.