Peligra la Cumbre del Clima en Glasgow

Los efectos del Brexit no afectan solamente al Reino Unido.

Una vez se ha hecho efectiva la separación del Reino Unido de la Unión Europea y debido a la tensión política que se respira en cada uno de los puntos del país británico, parece que la celebración de la Cumbre del Clima (COP26) en Reino Unido está en el aire. 

Inicialmente, Glasgow había sido elegido como anfitrión para acoger la celebración del COP26 del 9 al 19 de noviembre de 2020.

Sería aquí donde se debatirían los compromisos que todos los países deberán asumir para luchar contra los efectos del cambio climático.

Sin embargo, las disputas internas y la era post-brexit han provocado un cisma que afecta directamente a la Cumbre del Clima de Glasgow.

¿Qué pasara con la COP26? ?¿Está dispuesto Reino Unido a cambiar algunos aspectos para mantener en su país este importante encuentro climático?

TENSIÓN POLÍTICA 

Esta semana en la capital británica se presentó el programa oficial de la COP26 en la que el premier británico, Boris Johnson, mostró la nueva imagen de Gran Bretaña después de la aprobación del Brexit y aprovechó para fijar los objetivos que pretenden cumplir con esta nueva convocatoria climática.

«Todos los países industrializados deben unirse al Reino Unido para fijar una meta de emisiones cero para el 2050», apuntó Johnson, al mismo tiempo que desvelaba que va a destinar 2.400 millones de euros para dejar de emitir gases de efecto invernadero.

Además, también destacó que parte de ese dinero estará destinado a la creación de vehículos eléctricos para los ciudadanos y para invertir en investigación de tecnología de captura de carbono y fusión nuclear.

En la misma presentación, el premier destacó que «si pudimos liderar la revolución industrial también podremos hacerlo con la descarbonización de la economía».

Sin embargo, en medio de esta presentación de la COP26, llegó la otra noticia por la que podría tambalearse la celebración de la Cumbre del Clima en Glasgow.

EL DESPIDO DE LA POLÉMICA

Boris Johnson ha anunciado el despido de la que iba a ser la presidenta de la COP26, Claire O’Neill.  O’Neill , a parte de haber sida elegida como presidenta de la Cumbre del Clima, en el reino británico ocupaba el puesto de alta funcionaria del Ministerio de Energía.

La destitución de O’Neill llega en medio de un mano a mano que mantenía con Johnson al que le reprochó su falta de liderazgo y compromiso con el medio ambiente.

El ataque de O’Neill no quedó ahí. La alta funcionaria del Ministerio de Energía aseguró que Johnson ha admitido no entender qué pasa con el cambio climático, lo cual no coincide con la apuesta climática que defiende el primer ministro.

Sin cabeza visible en la presidencia de la COP26 y con un escenario político caracterizado por la crispación en Reino Unido, la decisión de acoger la Cumbre del Clima pende de un hilo.