Marruecos quiere las aguas canarias

Pese a que los dirigentes de España y Marruecos han presumido siempre de tener muy buena relación entre ambos países, parece que ahora este estado de plenitud entre ambos países no atraviesa su mejor momento.

El Gobierno marroquí lleva un tiempo gestando dos leyes que tendrán impacto en nuestro país, con especial incidencia en Canarias y sus aguas.

Las fronteras marítimas y la pertenencia de las mismas son quizás uno de los puntos más calientes en las conversaciones entre ambos estados, hasta el punto de que, hace unas semanas, el Gobierno español exigió a Marruecos llegar a un acuerdo mutuo para fijar y delimitar estas polémicas fronteras.

Desde que se conoció la noticia sobre la aprobación de estas dos leyes, el Ejecutivo español ha mostrado su preocupación ante esta cuestión pero comunicó que esperan poder llegar a un punto común en el que ambos países salgan beneficiados con sus respectivas necesidades cubiertas.

DOS LEYES ‘HISTÓRICAS’

Finalmente, y antes de lo previsto, el Gobierno de Marruecos ha aprobado estas dos leyes con dos espacios claramente definidos.

Por un lado, la jurisdicción del país magrebí sobre las aguas del Sáhara Occidental, por otro, la delimitación de las aguas con España, que afecta directamente al Archipiélago canario.

También en el texto aprobado se ha establecido la zona económica exclusiva.

El ministro de Exteriores, Naser Burita, resaltó en el momento en el que se hizo efectiva la aprobación  que estas dos leyes son necesarias para fortalecer la integridad territorial de Marruecos.

En cuanto a la gestión del espacio marítimo, desde el Gobierno de Marruecos quisieron aclarar que saben la preocupación que esta ley supone para el gobierno español y que se encuentran trabajando en un “mecanismo operativo” cuyo objetivo es el de gestionar los conflictos que puedan aparecer en cuanto a la pertenencia de las aguas y los límites de estas.

Esta ley marítima se enmarca dentro de un proyecto que, planteado como lo presentan desde Marruecos, puede provocar un solapamiento con las aguas españolas que rodean a Canarias.

Sin embargo, una de las cuestiones que todavía mantienen la esperanza de llegar a un acuerdo pese a la aprobación de ambas leyes es que ambas normativas, en especial la que afecta a la comunidad autónoma, no tendrán validez hasta que sea aprobadas por las Naciones Unidas.

Asimismo, esta decisión llega cuando la ministra de Exteriores , Arantxa González Laya, está a punto de aterrizar en Rabat para realizar una visita institucional y tratar temas que afectan a ambos países.

LA QUEJA DE CANARIAS

La aprobación de esta ley que afecta a Canarias ha caído como un jarro de agua fría en el gobierno canario.

La ampliación de las aguas de Marruecos hacia Canarias es, según el senador autonómico de Coalición Canaria, Fernando Clavijo, “fruto de el resultado de prioridades equivocadas por las que el Gobierno de Canarias mira hacia otro lado”.

Además, Clavijo también lazó un órdago al gobierno nacional apuntando que “la despreocupación de Madrid le preocupa enormemente”.

Como recoge el diario La Voz de Lanzarote, las mismas palabras del senador autonómico las ratificó el secretario general del mismo partido, José Miguel Barragán.

Barragán destaca que “decir que no va a haber decisiones unilaterales por parte de Marruecos, cuando comprobamos que sigue dando los pasos para la aprobación definitiva de las dos leyes, solo demuestra una despreocupación alarmante por parte de un Estado que está obligado a cumplir con nuestro Estatuto de Autonomía”.

Desde el partido canario dejaron caer también que el Gobierno debería plantearle una queja a las Naciones Unidas en la que se denote contundencia y valentía ante una situación que, si se activa en los próximos meses, podría derivar en conflictos irreconciliables entre países.