La Gomera: el periplo de un virus

De los más de 17.000 afectados por la neumonía de Wuhan en China, hay alrededor de 157 casos confirmados en otros 24 países, uno de ellos en España. 

UN ALEMÁN EN LA GOMERA   

El pasado viernes, el Centro Nacional de Microbiología confirmó el primer caso de coronavirus en España. El paciente, de nacionalidad alemana, había tenido contacto en su país con otra paciente contagiada y, después, cogió un avión para irse de vacaciones. De esta manera, el coronavirus viajó 12.000 kilómetros hasta llegar a la isla canaria de La Gomera.

El Ministerio de Sanidad dio la voz de alarma al analizar su muestra y activó la alerta para que lo encontrasen tanto a él como a otras personas que convivían con él. Después, han sido aislados e ingresados en un hospital de la isla.

VIAJE CON VARIAS PARADAS

La paciente contagiada con la que tuvo contacto el ciudadano alemán, se trata de una mujer china procedente de Shanghái. Hace poco, sus padres se trasladaron a la ciudad desde Wuhan para hacerle una visita. En ese momento, ningún miembro del matrimonio era consciente de que estaban infectados por el coronavirus.

Poco más tarde y por cuestiones profesionales, la hija de esta pareja, ya contagiada, viajó a Alemania, donde tuvo contacto con otras personas que, a día de hoy, también se han convertido en pacientes, incluyendo al turista alemán que se trasladó el 28 de enero a La Gomera.

Por si el viaje del virus no fuera lo suficientemente largo, antes de llegar a la isla, el turista, junto a otros cinco amigos, llegaron primero al aeropuerto del sur de Tenerife. Allí, embarcaron en un buque que les llevaría, finalmente, hacia San Sebastián de La Gomera.

TRANQUILIDAD 

Según ha informado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, el paciente alemán se encuentra «bien» y que se ha podido identificar a algunas personas con las que estuvo en contacto durante su viaje a Tenerife, «un número relativamente reducido», como ha asegurado.

Ha aprovechado para tranquilizar a la sociedad y denunciar el trato discriminatorio que están sufriendo las personas de origen asiático por todo el revuelo de la epidemia, según afirma, «por un exceso de información quizás difícil de digerir».

Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció que, a lo largo de esta semana, se reunirá con las diferentes comunidades autónomas para «reforzar la situación y la coordinación».