El algoritmo que predijo el camino del coronavirus

Parece que la Inteligencia Artificial cada día nos da más razones para confiar en ella. Un algoritmo desarrollado por una empresa emergente canadiense pudo predecir desde el pasado 31 de diciembre por dónde se propagaría el virus y las consecuencias que tendría en la ciudad de Wuhan, origen del brote del coronavirus. 

EL PRIMER AVISO 

La neumonía ha matado a, al menos, 361 personas en el país asiático. Una cifra que crece por días, al igual que la de los afectados. Los medios se han hecho eco de una presunta poco transparencia por parte del Gobierno chino a la hora de ofrecer datos y, además, el coronavirus ha llegado a infinidad de portales, infectándolos de noticias falsas sobre la epidemia.

La tecnología ha arrojado algo de luz a este ambiente donde reina la desconfianza y la tensión. En este caso, la responsable ha sido BlueDot, una start-up Toronto (Canadá) que ha desarrollado una plataforma cuyo principal objetivo es controlar y hacer un seguimiento de salud.

Esta empresa emergente ya avisó del brote de esta patología desde el pasado 31 de diciembre, mientras que los grandes organismos como la Organización Mundial de la Salud o los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos lo hicieron los primeros días de enero.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL 

La empresa canadiense hizo uso de un algoritmo impulsado por Inteligencia Artificial que leía las noticias a nivel mundial sobre el coronavirus, datos de las líneas aéreas o, incluso, documentos sobre brotes de enfermedades en animales. La plataforma se nutre de toda esta información mediante técnicas de procesamiento de lenguaje natural y de aprendizaje automático, según publica Wired.

Todo este procedimiento tiene un resultado automático y si, como en el caso del coronavirus, este es preocupante, los epidemiólogos envían alertas a sus clientes.

PRONÓSTICO DE LA SENDA DEL VIRUS 

Según aseguró Kamran Khan, fundador y CEO de esta empresa emergente, a Wired “Sabemos que no se puede confiar en que los gobiernos proporcionen información de manera oportuna. Podemos recoger noticias de posibles brotes, pequeños murmullos o foros y blogs de indicios en eventos inusuales”.

Además, toda la información obtenida en BlueDot es posteriormente revisada por profesionales, como los epidemiólogos, para comprobar que los datos tienen una coherencia científica. Después, envían esta evaluación a funcionarios sanitarios o a empresas como aerolíneas.

De esta manera, desde Toronto supieron que el coronavirus, después de originarse en Wuhan, viajaría a Bangkok, Seúl, Taipei y Tokio. 

ZIKA 2014

Este tipo de tecnología va mucho más rápido que la propagación del virus, con lo que quieren conseguir respuestas más inmediatas en este tipo de situaciones.

Los creadores de BlueDot han asegurado que antes de declararse la emergencia internacional por la epidemia del viruz Zika en 2014, ellos lo habían detectado con seis meses de antelación. En este caso, su modelo de análisis se basó en los vuelos, en factores ambientales, densidad de población o tipos de mosquitos transmisores. Por lo tanto, mediante un algoritmo, podían saber hacia dónde viajaba la gente y qué países tenían un clima óptimo para la supervivencia de este tipo de mosquitos.

Hace seis años, la start-up también acertó y los resultados fueron publicados en la revista de medicina The Lancet.