Las cámaras de reconocimiento facial se instalan en Londres

La policía de Londres ha decidido poner en marcha el uso de una tecnología que desde hace meses ha generado un debate en todo el mundo por lo que implica su uso.

Debido a la creciente oleada de ataques terroristas en la capital británica y, según las fuerzas de seguridad, para favorecer a la protección de los ciudadanos, Londres se ha convertido en la primera ciudad europea en instalar en sus calles cámaras de reconocimiento facial.

La semana pasada, Scotland Yard ha anunciado que, en el plazo de un mes, la funcionalidad de estas cámaras estará activa para identificar a todos los sujetos que se consideren sospechosos de haber cometido algún hecho de especial peligrosidad.

Sin embargo, esta decisión ha despertado la indignación de muchos grupos sociales que creen que la grabación a las personas por parte de este sistema supone una violación clara de los ciudadanos.

¿Por qué se han decantado los ingleses por implantar estas cámaras de reconocimiento facial? ¿Qué características tendrán? ¿Hasta que punto supone un asalto a la intimidad de los viandantes?

IDENTIFICAR A SOSPECHOSOS

Ante la alarma social que se ha creado por la activación de las cámaras de reconocimiento facial en Londres, la Policía Metropolitana se ha visto obligada a explicar cuál será el trabajo de esta tecnología y cómo afectará a la ciudadanía:

  • USO DE LOS DATOS: Las grabaciones no serán aleatorias. Las cámaras de reconocimiento facial estarán conectadas a una base de datos con fotografías de los sospechosos y delincuentes más buscados por la justicia. Si alguna de las cámaras detecta a alguna de estas personas, dará la voz de alarma a los servicios de seguridad para que puedan capturarlo. El resto de imágenes de los ciudadanos serán eliminadas.
  • LOCALIZACIÓN DE LAS CÁMARAS: Los dispositivos estarán puestos en zonas concretas que transiten los sospechosos. Además, antes de proceder a la instalación de las cámaras, se distribuirá una información previa a la población para que conozcan cuáles son los puntos en los que se encuentran habilitadas estas cámaras y, además, para los visitantes, existirá una señalización concreta en la que se les informará de que está siendo grabados.
  • ALTA PROBABILIDAD DE ACIERTO: Según la policía británica, la posibilidad de acierto es del 70% y apuntan  a que solo en uno de cada mil casos ocurre un error de identificación.
  • TIEMPO REAL: Esta modalidad estará sujeta a la grabación en tiempo real que, procesará todas las imágenes de las caras que pasen por las calles para ir registrándolas y así comprobar si coinciden o no con el listado mencionado.

Además, desde Scotland Yard han asegurado que cuentan con el apoyo ciudadano – pese a los grupos que han denunciado la iniciativa – suficiente para activar el funcionamiento del reconocimiento facial.

«Como una fuerza policial moderna, tenemos el deber de usar las nuevas tecnologías para mantener la seguridad de los habitantes de Londres. A través de consultas independientes hemos llegado a la conclusión de que contamos con el apoyo de la opinión pública», ha asegurado Nick Ephgrave, comisario de la policía metropolitana londinense.

VULNERACIÓN DE DERECHOS 

Pese a todas estas ventajas que aparenta ofrecer el uso del reconocimiento facial, muchos grupos sociales se han posicionado abiertamente en contra de la instalación de las cámaras en Londres.

Estos grupos creen que la implantación de esta iniciativa supone un asalto a los derechos de los ciudadanos y, asociaciones como Big Brother Watch, han anunciado que tomarán acciones legales contra la policía londinense.

A través de un comunicado, la directora de la plataforma, Silkie Carlo, ha  comunicado el porqué van a demandar a la policía. «Es una medida que mancha de buenas a primeras el historial en materia de derechos humanos del nuevo Gobierno. Exigimos que reconsidere la decisión de inmediato».

Otra de las cuestiones que preocupan a estas organizaciones contrarias a las cámaras de reconocimiento facial es que el sistema de identificación no funcione correctamente y que se implique a ciudadanos que son inocentes o que, por otro lado, la tecnología sea tan precisa que se vulnere la privacidad de las personas que sean identificadas.

Sin embargo, la luz verde que recibe esta medida de vigilancia contrasta mucho con el último anuncio de la Unión Europea en el que se planteaba prohibir el uso del reconocimiento facial en lugares públicos en un plazo de hasta 5 años, con el objetivo de identificar las ventajas y desventajas de esta polémica medida.