El matrimonio como garantía de impunidad

La lucha contra la violencia machista es una de las principales preocupaciones sociales a nivel mundial.

Cada día se confirman nuevos casos de mujeres que son asesinadas a manos de su pareja, pero hay lugares en los que estos trágicos hechos lejos de  disminuir, aumentan considerablemente.

No solo aumentan a un ritmo frenético, sino que los propios agresores pueden librarse de las penas a las que se enfrentan si aceptan una serie de condiciones que les exime de cumplir su condena.

Uno de los países en los que se estila este tipo de acciones es Turquía.

Desde el gobierno turco, con Recep Tayyip Erdogan al frente, han planteado la posibilidad de crear un proyecto de ley en el que contraer matrimonio con las víctimas de una violación o agresión sexual se entiende como un pasaporte directo a la libertad.

Esta medida ya intentó ponerse en marcha en el año 2016 con unas características similares a la propuesta presentada hace una semana por el partido conservador turco Justicia y Desarrollo (AKP) que, además, será debatida en estos días en el parlamento turco.

¿En qué consiste esta ley?¿Cuál es su nombre?¿Qué se esconde tras esta polémica ley?

‘CÁSATE CON TU VIOLADOR’

El propio nombre del proyecto de ley es, por sí mismo, aterrador.

Cásate con tu violador. Así se llama esta propuesta que ha planteado AKP en la que se permitiría suspender las sentencias de los hombres acusados por delitos sexuales infantiles si las dos partes contraen matrimonio y la diferencia de edad entre ellas es menor a 10 años.

Según recoge el diario The Guardian, esta propuesta vuelve al parlamento turco porque los dirigentes entienden que esta ley “es una vía para combatir el problema del matrimonio infantil en Turquía”.

Tanto la oposición como los grupos feministas de Turquía se han opuesto frontalmente a la aprobación de esta ley porque entienden que esta norma es una forma encubierta de legalizar la violación en el país.

Sin embargo, los defensores de esta ley apuntan a que esta norma tiene el objetivo de reconstruir, mantener y salvaguardar el honor familiar.

El problema que existe en torno a esta polémica medida es que, las cláusulas de Cásate con tu violador están recogidas en la legislación sobre el consentimiento sexual en Oriente Medio, lo que podría dificultar la eliminación de esta ley por segunda vez.

INDIGNACIÓN GENERALIZADA

La impunidad de los violadores en Oriente Medio es palpable en la mayoría de sus países.

Sin embargo, las movilizaciones sociales y feministas en algunos de estos lugares, como Jordania, Túnez y Líbano, han conseguido acabar con leyes como las que pretende activar Turquía.

Una vez se ha conocido la intención del gobierno turco de querer poner en marcha esta ley, la indignación que se ha generado en la ciudadanía ha sido máxima.

Según las plataformas en defensa de los derechos de la mujer y el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), esta normativa “no solo legitima el matrimonio infantil y la violación legal, sino que también facilita en gran medida las conductas de abuso infantil y la explotación sexual”. 

La ONU también se ha pronunciado ante esta polémica medida asegurando que la verdadera naturaleza de esta ley radica en la situación de vulnerabilidad extrema en la que se quedan las víctimas frente a sus agresores.

La Organización también, a partir del informe anual sobre mujeres , ha resaltado que más del 38% de las mujeres turcas sufren o han sufrido algún tipo de agresión o violencia sexual por parte de sus parejas.

Asimismo, el mencionado documento refleja que, en la última década se han contabilizado más de 2.600 mujeres asesinadas, lo que evidencia que en Turquía existe un claro aumento de la violencia contra mujeres y niñas.