Kobe Bryant: el nombre de lo eterno

Un fin de semana que acaba con un final trágico para el mundo del deporte. Ayer, Kobe Bryant sufrió un accidente aéreo que se cobró su vida con tan solo 41 años y la de todos sus acompañantes en el vuelo, entre los que se encontraba su hija, de apenas 13 años. 

                        Escena del accidente. FUENTE: REUTERS

La leyenda del baloncesto viajaba en un helicóptero privado -un Sikorsky S-76B fabricado en 1991- con otras ocho personas. Partieron desde por la mañana desde el aeropuerto John Wayne, y sobrevolaron la ciudad de Los Ángeles rumbo a El Monte. Después de aproximadamente 40 minutos, los bomberos recibían la alarma de que un helicóptero se había estrellado en una colina de Calabasas, California.

Tras el impacto, la aeronave se vio envuelta en llamas. No sobrevivió ninguno de los pasajeros, según ha confirmado el Departamento de Bomberos de Los Ángeles.

LA NIEBLA 

Todavía se siguen investigando las causas del accidente que causó la muerte de nueve personas, incluidas las del cinco veces campeón de la NBA y una de sus cuatro hijas, Gianna.

Los expertos apuntan a que una de las causas más probables fuera la densa niebla. El propio Departamento de Policía de Los Ángeles ha asegurado que la pasada jornada tomó la decisión de no hacer uso de sus helicópteros privados debido a las malas condiciones meteorológicas.

Según han informado algunos medios como la CNN, se tardará días en recuperar los cuerpos después del accidente. Esta mañana han sido reconocidas cuatro de ellas, el exjugador John Altobelli, junto a su mujer y sus hijas, Kery y Elysa; así como la asistenta de Bryant, Christina Mauer.

LA «MAMBA NEGRA»

Ha sido el jugador más joven de la historia en convertirse en un All Star, estuvo 20 años en los Lakers, obtuvo cinco títulos y llegó a ser el tercer máximo anotador con 33.643 puntos, antes de que Lebron James lo superara el día antes del accidente. No en vano se considera uno de los justos sucesores de Michael Jordan, con quien coincidió en la NBA.

Así labró el conocido como «The Black Mamba» -La Mamba Negra- su propia leyenda. Enamorado del baloncesto, pero también del fútbol, Kobe Bryant no se conformaba. En 2008, ganaba la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Pekín, tras derrotar en la final a España.

No contento con conquistar el mundo del deporte, Bryant también enamoró al mundo del cine. Se ganó el Oscar en 2018 al mejor cortometraje animado por Dear Basketball. Después de su retirada en 2016, la estrella de los Lakers decidió escribir, narrar y protagonizar su propia película, en la que cuenta su historia basada en el duro esfuerzo y el amor por su pasión: el baloncesto.

CONSTERNACIÓN MUNDIAL 

La noticia ha causado un fuerte impacto, no solo en los seguidores del deporte, sino en todo el mundo. El nombre de la leyenda ha cruzado fronteras e incluso quien no tiene idea de baloncesto lo conocen. Todos saben quién es Kobe.

Las caras más conocidas no han dudado en mostrar su afecto por las redes sociales para despedirse de su amigo que se fue, pero que consiguió pasar la puerta hacia la eternidad.

Ayer, en los Grammy y tras el accidente, también hubo hueco para homenajear a Bryant. La presentadora de la gala, Alicia Keys, y con la ayuda de Boys II Men, inició la ceremonia con un tributo musical al jugador.