Twitter bloquea a Vox por ‘incitación al odio’

En las últimas horas, Vox ha vuelto a ser el protagonista de una nueva polémica en Twitter.

El pasado 22 de enero, los militantes y seguidores de la formación de Santiago Abascal descubrían que la cuenta oficial del partido había sido suspendida por un tweet en respuesta a la Vicesecretaria General del PSOE, Adriana Lastra.

Tras analizar el mensaje, la plataforma creyó que el mensaje difundido por la cuenta de Vox infringía las normas de uso de la comunidad digital porque el contenido estaba destinado a la incitación del odio.  Ante la decisión tomada por Twitter, todo un revuelo mediático se formó en este campo de batalla cibernético que es la plataforma del pájaro azul.

Por un lado, Vox acusaba a la red de microbloggin de censurar sus contenidos sin motivo alguno y, además, llegaba a apuntar que quizás el Gobierno podría estar detrás de este bloqueo de la cuenta. Por otra parte, es la primera vez en España que una formación política y una red social se ven envueltas en una polémica de censura y libertad de expresión como esta.

EL TWEET DE LA DISCORDIA

El tweet del que todo el mundo habla y por el que la cuenta de Vox fue silenciada durante 24 horas se enmarcaba dentro de uno de los temas más comentados y complejos de las últimas semanas: el pin parental .

La Vicepresidenta general del Partido Socialista publicó un tweet en el que hacía referencia a la posición de la formación Abascal sobre el pin parental, y rompió una lanza a favor del colectivo LGTBI, el movimiento feminista así como criticó la línea retrógrada del partido. A las pocas horas, Vox respondió a Lastra con el siguiente mensaje: 

Fue este el tweet el que, después de recibir varias denuncias de los usuarios por infringir las normas comunitarias de la red, provocó que la cuenta oficial del partido fuese silenciada.

Antes de poner en marcha la opción de bloquear la cuenta, Twitter se puso en contacto con Vox para darle la posibilidad de retirar el tweet sin necesidad de suspenderles la cuenta. El partido se negó a esta posibilidad ofrecida por la platarforma y por ello, Twitter silenció la cuenta durante 12 horas.

Sin embargo, la cuenta continuó bloqueada durante una jornada, y el motivo por el que @Vox_es no estuvo operativa durante 24 horas fue porque el partido decidió recurrir la sanción impuesta por la compañía.

Para intentar aliviar el revuelo causado en la red, Twitter explicó que el mensaje de la formación verde contenía un mensaje que “incitaba al odio” y que, además, incumple las reglas especificadas en la aplicación.

“Prohibimos dirigir a las personas contenido destinado a incitar al miedo o difundir estereotipos de temor sobre una categoría protegida”, aclara la compañía.

Asimismo, Twitter ha advertido al partido que la cuenta continuará suspendida si se mantiene en su elección de no eliminar el tweet. Pasadas estas 24 horas, la cuenta del partido ha vuelto a estar activa y Twitter ha ocultado el mensaje durante unos días para llegar a aun acuerdo con Vox y ver si aceptan esta nueva mano que la compañía le ha tendido al partido de ultraderecha.

MARISCAL, LA VOZ DE VOX

Durante la jornada de silencio obligado al que tuvo que hacer frente Vox, fue a través de la cuenta del Vicesecretario de Comunicación, Manuel Mariscal, donde el partido se manifestó sobre el cierre temporal de la cuenta.

En un hilo de 12 tweets, Mariscal contó su versión sobre la “censura” que estaba sufriendo la cuenta.

En medio de acusaciones de veto, falta de libertad de expresión y faltas de respeto a los militantes y votantes del partido, el vicesecretario de comunicación de Vox no perdió la oportunidad de atacar al gobierno del PSOE y sembró la duda sobre si la red social estaba sufriendo “presiones” por parte del Ejecutivo para evitar que Vox compartiera sus mensajes en esta red.

Sin embargo, la cruzada de Vox contra Twitter no quedó solo en esta correlación de mensajes publicados por Mariscal.

Durante el día en el que estuvo inactiva la cuenta de Vox, el hashtag #TwitterResponde fue tendencia durante toda la jornada y llegó a alcanzar la posición número 2 de los temas más comentados por los usuarios. Con esta etiqueta, votantes y miembros del partido liderado por Abascal mostraron su enfado con la red por la decisión de silenciar la cuenta.

TWITTER SE DEFIENDE

La avalacha de mensajes hacia Twitter fue tan grande que la compañía tuvo que emitir un comunicado en el que explicaba el porqué de la decisión y aprovechaba para desmarcarse de cualquier ideología o formación política.

En la misiva, la plataforma compartía que “somos una compañía imparcial y no participamos en prejuicios o sesgo político de ningún tipo” y agregaba que “aplicamos las Reglas de Twitter de manera desapasionada e igual para todos los usuarios, con independencia de la afiliación política”.