Los fantasmas de Demi Moore

Una violación consentida por la madre, adicciones, traumas y problemas con su físico. Estos son algunos de los episodios que cuenta la protagonista de Ghost en su biografía, Inside Out.

VIOLACIÓN 

En sus memorias, Demi Moore no deja a títere con cabeza, se propuso contar toda la verdad y todo lo que ello conlleva.

Entre sus páginas llenas de confesiones, hay una que destaca por su impacto: fue violada a la edad de 15 años. Por si la afirmación ya no fuese dura de por sí, esta está cubierta de detalles profundamente dolorosos. Según la actriz, su madre permitió que un amigo de ella violase a Moore a cambio de 500 dólares. Así lo cuenta en su libro:

“Fue una violación. Y una traición devastadora, revelada por la cruel pregunta del hombre: ¿Cómo te sientes al ser prostituida por tu madre por 500 dólares?”

SIN PADRES QUE LA SALVEN

La actriz habla sobre la ausencia de una figura paterna. No conoció a su padre y tuvo un padrastro con el que no consiguió una estabilidad familiar. Además, cuenta cómo este último se terminó suicidando.

De manera más detallada, habla sobre la figura de su madre, Virginia King, sumida en adicciones y depresiones que afectaron a la actriz desde muy pequeña.

En concreto, relata el hecho traumático de cómo la salvó de un intento de suicidio:

“Recuerdo usar mis dedos, mis pequeños dedos de niña, para sacarle de la boca las pastillas que mi madre estaba intentando tomarse”

Aunque, según escribe en sus memorias, no fue la única vez:

“Hubo muchas veces. Mi infancia ya había terminado entonces, porque hay un momento en que cambia la vida”

ADICCIONES Y SEXISMO 

Cuando Moore tocó con la palma de sus manos la gloria de Hollywood, entró en un bucle con las adicciones que le permitían calmar sus miedos, como cuenta en el libro.

Fue la actriz mejor pagada de Hollywood en los 90, sin embargo, eso no le eximió de recibir algún que otro comentario sexista en el mundo que hay detrás de la gran pantalla. Mientras trabajaba en Algunos hombres buenos (1992), uno de los ejecutivos se preguntó qué hacía Moore allí “si no iba a ver ninguna escena de sexo”, como ella misma cuenta.

ASHTON KUTCHER 

Después de ocho años juntos, la pareja se separaba en 2011 y no precisamente en son de paz. Ella no dudó en enviar un comunicado tras cortar la relación por infidelidades.

“Con gran tristeza he decidido terminar mi matrimonio de seis años con Ashton. Como mujer, como madre y como esposa hay ciertos valores y votos que mantengo como sagrados y es con este espíritu que he decidido seguir adelante con mi vida”

Al año siguiente, la actriz fue ingresada y, tiempo más tarde, se supo que era por consumir drogas en una fiesta en la que también estaba su hija, Rumer. La actriz recuerda esa noche en sus memorias: “Me estaba desmoronando. Ya no tenía carrera. Ni una relación. […] Lo siguiente que recuerdo es que todo se volvió borroso y me podía ver a mí misma desde fuera. Estaba flotando fuera de mi cuerpo en colores que se arremolinaban y parecía que quizás era mi oportunidad: sentí que podía dejar atrás el dolor y la vergüenza de mi vida”. 

ABORTO Y TRASTORNOS ALIMENTICIOS 

Poco después de empezar a salir con Kutcher, la actriz se quedó embarazada. Cuando llevaba seis meses de embarazo, sufrió un aborto. Moore asegura que durante años había tenido problemas con el alcohol y, durante la época del embarazo, había vuelto a beber de nuevo, por lo que se culpó de la pérdida.

EL mundo de las drogas y el alcohol también afectó a la relación de la actriz estadounidense con la comida, por lo que, durante una época, no era raro verla con un aspecto muy poco saludable.