Greenpeace y PETA, en el punto de mira

Sin saber porqué, dos grandes organizaciones mundiales se han visto incluidas en la lista de grupos extremistas más peligrosos de este 2020.

El tabloide británico  The Guardian ha sido el encargado de publicar esta noticia que ha caído como un jarro de agua fría sobre ambas organizaciones que desconocen los motivos por los que han sido incluidos en esta lista.

Además, el propio diario afirma que esta lista , de 24 páginas, ha sido difundida en varios puntos del país porque forma parte de una «campaña de concienciación y prevención de la radicalización».

Las organizaciones que se han visto afectadas por esta lista han sido el grupo ecologista Greenpeace y a la asociación por el trato ético de los animales, PETA

IDEOLOGÍA EXTREMISTA

Podría parecer que la noticia forma parte de una broma de mal gusto o que existe una mano negra que está detrás de este posicionamiento de ambas plataformas.

Nada más lejos de la realidad. La Unidad Contraterrorista de la policía británica ha sido el organismo que ha incluido a ambas asociaciones en esta lista negra de «ideologías extremas», que además, comparten con otros grandes grupos peligrosos como los neonazis o los radicales islámicos.

La polémica ha tenido una onda expansiva bastante grande puesto que esta lista elaborada por la policía británica llega después de que la secretaria de Interior, Priti Patel, respaldara la decisión de la unidad Contraterrorista de incluir en la lista a estas organizaciones ambientales porque las considera «un riesgo para la seguridad». 

Ante la publicación de esta lista, los directivos ejecutivos de ambas organizaciones han mostrado su malestar y disconformidad con la inclusión de ambas plataformas en esta lista negra.

En conversaciones con el diario que publicó la lista, The Guardian, el director ejecutivo de Greenpeace en el Reino Unido, John Sauven ha compartido que «poner la misma etiqueta a los activistas ambientales y a los grupos terroristas no va a ayudarnos a combatir el terrorismo. ¿Cómo vamos a enseñar a los niños la devastación causada en el planeta si les decimos que quienes están intentando pararla son unos «extremistas»?»

Por su parte, la directora ejecutiva de PETA, Ellisa Allen, ha resaltado la peligrosidad de incluir a asociaciones ecologistas en este tipo de listas. «Estamos ante un siniestro,peligroso y anti-democrático intento de deslegitimar a las organizaciones ambientales» advierte Allen quien mostró al diario británico su preocupación porque este hecho pueda aumentar la restricción del derecho a la manifestación.

SOLUCIÓN RÁPIDA

Ante la tensión generada por la difusión de esta lista, el coordinador nacional de contraterrorismo, Dean Haydon, ha asegurado que esta inclusión en la lista negra de ambas organizaciones se debe a «error de juicio y será sometido a revisión» , así como también  resaltó que el objetivo de ellos no es arremeter contra las protestas legales y legítimas en el país.