«Orbiting» o cómo desaparecer solo un poquito

La aparición de las redes sociales ha provocado nuevas situaciones y relaciones entre las personas y, por consiguiente, también ha hecho que tengamos que añadir nuevas palabras a nuestro vocabulario. La última de ellas es orbiting y describe esa situación en la que una persona te deja de hablar por redes, pero sigue apareciendo en tu vida de otra manera, como, por ejemplo, con los «me gusta«.

UN GHOSTING MÁS CRUEL 

Ya conocíamos el término ghostingun término que, a priori, puede parecer ajeno a muchos, pero detrás de él se esconde una situación que en la redes sociales se ve hasta casi como normal. ¿Quién no ha empezado a conocer a alguien por internet, han hablado durante días y luego… desaparece?

Pues bien, a eso es a lo que se refiere ghosting o, en español, «hacer el fantasma». Se ha convertido en un término bastante popular, hasta el punto de que en 2015, el diccionario Collins la eligió como una de las palabras de ese año.

Si ya terminar una relación de esta manera por redes nos parecía cruel, el orbiting es algo más perturbador.

El contexto es el mismo, las redes sociales, y, mientras en el ghosting la persona desaparece completamente de tu vida, el orbiting describe cómo una persona corta la relación con otra, pero sigue apareciendo de alguna manera: dando likes en la foto de la persona a la que ha dejado de hablar o comentando sus fotos, por ejemplo.

NO ES ALGO SOLO DE LIGUES

De esta manera, el sujeto se «mantiene en la órbita» de la otra persona, pero sin tener comunicación, por lo que lo convierte en algo más frustrante y doloroso que desaparecer por completo.

Además, este término no solo se relaciona con los ligues o parejas que se crean por las redes, sino que se extrapola a otras relaciones como la ruptura con un amigo o con un familiar.

TEORÍAS DEL ORBITING 

Anna Iovine es quien ha acuñado este término, después de verse exactamente en la situación que describe el orbiting con un chico que conoció por Tinder. Ella expone en un artículo  las teorías que un compañero suyo tiene sobre los motivos que tiene una persona para orbitar alrededor de otra.

EL «POR SI ACASO» 

Puede ser que la persona que haya decidido cortar «a medias» la relación, solo quiera buen rollo o poder saludar por la calle a la otra persona cuando la vea. O bien puede ser que «ni coma ni deje comer», es decir, que no tenga intención de tener relación con la persona con la que antes hablaba, pero no quiere cortar la relación del todo… por si acaso.

NO SABE LO QUE HACE

Hay personas que, mientras miran todas las historias que subes a Instagram o Snapchat, no te contestan a los mensajes que les has enviado por Whatssap. Iovine nos cuenta que hay muchas personas que no saben que puedes ver si han visto las historias que publicas. Bien, esto puede ser una teoría factible, pero bien es cierto que también denota una falta de interés por la otra persona.

¿MIEDO A ENAMORARSE?

El miedo al compromiso puede ser uno de los motivos de esta «casi» huida del sujeto, sin embargo, también existe el miedo de perder a una persona del todo.

PROBLEMAS DE AUTOESTIMA

No obstante, aunque pueda parecer un hecho anecdótico que nos puede pasar a muchos, a algunas personas les acarrea serias consecuencias psicológicas.

Este periodo de duelo que tiene que pasar el afectado le puede suponer problemas de autoestima y, además, si la relación virtual ha sido lo suficiente larga, esto puede conllevar problemas de remordimiento: ¿qué he hecho para que me deje de hablar?

Parece ser que, en un mundo en el que impera la conexión constante entre las personas, es muy fácil dejar entrar y sacar a la gente de tu vida.