Francia obliga a Netflix a invertir en cine internacional

Invertir en cine nacional e internacional.

Esta es la nueva máxima impuesta por el Ministerio de Cultura de Francia a las grandes plataformas digitales de streaming como Netflix, HBO o Amazon.

Según la Agencia de Prensa Francesa (AFP), el ministro de cultura francés, Franck Riester reunió el pasado martes a todos lo componentes del sector del cine, televisión  y del ámbito de las ciencias para comunicarles la posible entrada en vigor de esta nueva reforma audiovisual que será debatida, previsiblemente, el próximo mes de abril en el parlamento francés.

El motivo de la reunión se centraba en comunicar a los productores, directivos y ejecutivos de las gigantes audiovisuales en qué consistiría esta nueva ley que se centra en invertir parte de sus ingresos en la producción de películas de carácter nacional y europeo.

TASA MÍNIMA

El objetivo, según señala la mencionada agencia de prensa, se centra en actualizar el modelo de financiación para películas y obras audiovisuales en Francia y, por otra parte, equilibrar las regulaciones que tienen que ver con los canales de televisión y controlar aún más de cerca las condiciones de las plataformas cuya regulación era menos profunda.

De esta forma, Netflix, principal damnificado de esta decisión, tendrá que cumplir y aceptar la condición de invertir en producción de contenidos audiovisuales, como ya hacen las televisiones francesas desde hace unos años.

El propio Riester fue el encargado de comunicar cuáles serán las tasas a las que tendrán que hacer frente si entra en vigor la nueva reforma audiovisual del país.

En lo que al contenido generalista se refiere, la tasa mínima de ingresos que deberían invertirse en producción sería de un 15%, mientras que las plataformas digitales tendrán que destinar el 25% de sus beneficios a la creación de contenidos de ficción tanto nacional como intencionalmente.

Asimismo, el documento ofrecido por el ministerio de cultura francés señala que la reforma aún está sujeta a cambios porque se pretende plantear inversiones especiales a los contenidos destinados a la televisión pública y las canales temáticos.

SANCIONES SEVERAS

Como desde el gobierno francés saben que esta medida puede suscitar un especial revuelo en la empresa de contenidos, Riester ha preferido adelantarse y ha asegurado, a través del comunicado, que en caso de que alguna de las plataformas decida no cumplir con las condiciones que se esclarecerán en el próximo parlamento de abril, estas sufrirán sanciones severas al incurrir un delito de incumplimiento de una ley del país, cuyas penas podrían ir, desde un pago aún mayor de las tasas establecidas o, en el peor de los casos, las plataformas y sus contenidos podrán ser vetadas en Francia.

Esta nueva reforma audiovisual se solapa con una ley impuesta desde el 2017 en la que se recogía que Netflix y Youtube debían dedicar un 2% de sus ingresos a la financiación de la creación audiovisual francesa.